lunes, 27 de agosto de 2012

Feijóo no reduce diputados al acortar la legislatura.

 Celebramos hoy el anuncio del Presidente de la Xunta de adelantar las elecciones autonómicas al 21 de octubre, porque esa medida va a imposibilitar que el propio Feijóo pueda llevar a cabo el fraude antidemocrático que maquinaba: la reducción del número de diputados en beneficio de su partido. Pero no nos equivoquemos: Feijóo no ha tomado esa medida por el bien de Galicia. Todas sus justificaciones resultan inconsistentes. Y sabemos que ha actuado por una causa mayor (para beneficiar o evitar el daño a su partido): el más que probable fracaso electoral del PP en Euskadi el 21-O influiría mucho en los gallegos que todavía siguen pensando en votar al PP si las elecciones gallegas se celebraran después de las vascas. Y Feijóo se hundiría aún más. Por lo tanto, lo que ha ocurrido hoy de alguna manera se lo tenemos que agradecer al Lehendakari.
Unión Progreso y Democracia, que hace 3 años y medio ya fue la cuarta fuerza más votada en nuestra Comunidad, aspira a llegar con su mensaje y su programa a todos los rincones de Galicia, y a conseguir el próximo 21 de octubre votos suficientes para entrar en el Parlamento de Galicia, a pesar de la injusta barrera del 5% que los sucesivos gobiernos gallegos han querido mantener, también en beneficio propio. En las próximas semanas UPyD celebrará un proceso interno de elecciones primarias del que saldrán los cabezas de lista de cada una de las 4 provincias; podrá presentar su candidatura cualquier afiliado, sin necesidad de avales.
El futuro expresidente Feijóo también debe estar contento por haber podido retrasar, con la medida tomada hoy, la investigación parlamentaria del turbulento tema de las Cajas gallegas, con lo que podrá aplicar su irresponsable y maquiavélica táctica de dejar que los asuntos que le pueden perjudicar caigan en el olvido.
Los gallegos pueden tener la seguridad de que UPyD siempre luchará por el bien de Galicia y de España, y que cuando lleguemos al Parlamento pondremos todo nuestro empeño en aclarar los puntos oscuros de las anteriores legislaturas, pues las dos opciones de poder que monopolizan la Xunta, el PP y el Bipartito (PSdG-BNG), llevan muchos años incumpliendo promesas, manteniendo privilegios e impidiendo la verdadera transparencia, evitando airear las malas prácticas ajenas por temor a que aireen las suyas.
Y todo eso se tiene que acabar.

viernes, 24 de agosto de 2012

Preguntas de UPyD a Gayoso.

Álvaro Anchuelo, Catedrático de Economía y Diputado de Unión Progreso y Democracia en el Congreso, intervino en la comparecencia de Julio Fernández Gayoso, manifestando su perplejidad tras escuchar su declaración: "Oyéndole, empiezo a dudar de que exista un problema financiero en España; y habría que llamar a los responsables públicos para que nos expliquen por qué están inyectando dinero público en un sector que, según sus palabras, parece que no tiene ningún problema".
Su interpelación y sus preguntas al que con tan sólo 33 años, en 1965, ya llegó a ser Director General de la Caja de Ahorros de Vigo, y después fue Presidente de Caixa Nova y posteriormente Copresidente de Novacaixagalicia hasta su dimisión hace 2 meses (tras recibir la denuncia de la fiscalía por ocultar el pago de indemnizaciones millonarias), me han parecido muy interesantes y clarificadoras. (Ver en Youtube).
Anchuelo coincide con otros parlamentarios en que tras décadas en una posición de liderazgo en las Cajas Gallegas, Gayoso no puede eludir su responsabilidad y debe contribuir a responder a las preguntas que la sociedad española se hace. Preguntas por ejemplo sobre el escándalo que hay en torno a las remuneraciones e indemnizaciones que se han pagado a personas que han llevado a esas entidades a una situación de quiebra. Esas prácticas, generalizadas en el sector de las Cajas en toda España, se han dado muy particularmente en las ligadas a Gayoso. Anchuelo recordó que el récord está en Galicia, donde 4 personas han recibido 52 millones de euros entre indemnizaciones y planes de pensiones al abandonar la entidad: ese dinero supone el 28% del valor en bolsa de las Cajas en mayo de 2011, más de un cuarto del valor de la entidad, que inexplicablemente se destina a recompensar a 4 personas que la han hundido. Y eso es cuando salen de la entidad, pero mientras pertenecía a ella recibían salarios generosos, dietas elevadas, préstamos a bajo interés... Y la pregunta que nos hacemos es: ¿qué se estaba remunerando exactamente? ¿quién diseñó la política retributiva, y bajo qué criterios? ¿cuál es la responsabilidad del Sr. Gayoso?
El contraste además es particularmente doloroso (siguió diciendo Anchuelo) cuando de este grupo privilegiado pasamos al de los compradores de participaciones preferentes. Cuando las entidades ya tenían dificultades recurrieron a esas personas, abusando de su confianza; y se les trasladó a ellas buena parte del problema. La tragedia se ve en casos particulares, algunos con hechos judicialmente probados, como la sentencia de Cambados que confirma que a un particular no se le informó de las verdaderas condiciones ni del riesgo en que incurría. Todo parece indicar que desde la dirección de la Cajas gallegas se presionó a los comerciales para que colocasen el mayor número de preferentes. ¿Quien aprobó esta política de comercialización? ¿cual es la responsabilidad del Sr. Gayoso?
Anchuelo hizo a continuación un recorrido sobre las fases que han atravesado las Cajas, aclarando que su punto de vista es muy diferente de la visión triunfalista que había expresado el ex Copresidente de Novacaixagalicia.
1ª fase: de expansión, de crecimiento, que coincidió con la fase de la burbuja inmobiliaria. El año 2007 los créditos de Caixanova crecían al 25%, y los de CaixaGalicia al 46%, y eso no es normal. ¿Qué tipo de créditos se estaban dando? ¿Se estaban respetando los coeficientes que tiene que haber entre el valor del préstamo y el de la vivienda? ¿Y los criterios prudenciales entre la cuota mensual y el salario del que recibe ese préstamo? ¿Qué política de riesgos se estaba aplicando? ¿Había mecanismos de control interno, se diversificaron riesgos? ¿O se dieron todos los créditos al ladrillo con el riesgo que eso suponía? ¿Participaba el Consejo de Administración en la concesión de estos créditos, al menos en los que eran de una cuantía particularmente alta?
2ª fase: estallido de la burbuja y ocultación de los problemas. La auditoría hecha a petición del FROB lo señalan así: "los estados contables no reflejan la verdadera situación patrimonial". Ha tardado en reflejarse porque se han refinanciado créditos, porque se han mantenido activos en los libros por el valor del libro en vez de por el valor del mercado... Pero no nos pueden hacer creer que los problemas han surgido desde diciembre de 2011: el nacimiento fue con el estallido de la burbuja. Y eso plantea algunas preguntas, sobre la labor de los inspectores del Banco de España: ¿recibió su entidad alguna inspección del Banco de España? ¿hubo algún expediente sancionador? Porque lo normal es que se hubieran hecho inspecciones y que se hubieran detectado las irregularidades que ahora han salido a la luz.
Nota: Álvaro Anchuelo le había recriminado unos días antes al Gobernador del Banco de España, en su comparecencia parlamentaria, que el Servicio de Inspección del su entidad no había cumplió su cometido, pues o no detectó los agujeros de las Cajas, o si lo hizo los ocultó y no dijo ni hizo nada; y esos agujeros son los que, por no haber puesto remedio al principio, han llevado a tener que pedir el rescate a Europa (Ver intervención).
3ª fase: cuando ya no se puede seguir ocultando la dimensión del problema, hay una huida hacia adelante, hacia las fusiones, en las que se produce una interferencia o injerencia política del gobierno de la comunidad autónoma, aplicando la idea de la galleguidad, que no es un criterio empresarial, y que crea un problema mucho más grande, sistémico. Como eran entidades de la misma comunidad autónoma los solapamientos al fusionarse fueron mucho mayores, lo que hizo que hubiera que cerrar más oficinas (300) despedir a más empleados (1200). Pero en todo el proceso de fusiones hay algo que se cuida bien: el reparto de cargos: hay más consejos de administración, de las antiguas cajas, del nuevo Banco... se hacen copresidencias rotatorias... Los criterios no fueron empresariales, sino políticos.
4ª fase: el triste epílogo de todas estas fases es el coste público, cuando el problema se traspasa al bolsillo de los contribuyentes, de todos los españoles. Y siendo insuficiente, hay que acudir al rescate europeo. En mayo del 2010 el FROB tiene que poner 1.162 millones en las entidades gallegas. En el 2011 otros 2.622. En agosto del 2011 se nacionalizan y el Estado se queda con el 93% del capital. El valor teórico que se suponía que era de 1.714 millones de euros queda reducido a 181, a la décima parte de lo que se pensaba. Y todavía hay necesidades por cubrir, que según la entidad puede ser hasta 7.000 millones de euros, y según el Banco de España 4.500.
La historia se encuentra en este punto. A los ciudadanos se nos dice hemos vivido por encima de nuestra posibilidades. Como sociedad puede ser cierto. Pero unos han disfrutado de la fiesta y a otros distintos ahora se les pasa la cuenta de la fiesta. La sociedad se hace muchas preguntas, y habría que hacer el esfuerzo de darles respuesta.
Gayoso dijo en su comparecencia: "no conduce a nada hablar del pasado", y ha afirmado cínica y evasivamente: "En mi Caja mandaba el Consejo de Administración, y no yo" (Ver noticia).
Hay que saber lo que ha pasado para depurar responsabilidades y para poder evitar que se cometan los mismos errores y abusos. Gayoso ha comparecido y ha hablado, pero no ha respondido a quienes nos representan en el Congreso: nos ha despreciado a todos los ciudadanos. Y eso no puede quedar así.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Luchando contra la perniciosa reforma electoral propuesta por Feijóo.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha dado cuenta de que reduciendo el número de Diputados autonómicos desde los 75 actuales hasta 61 tiene más probabilidades de volver a gobernar con mayoría, incluso recibiendo muchos menos votos que en las pasadas elecciones (que es lo que sin duda va a pasar).
Por eso le ha entrado la prisa por hacer esa reforma, y ha dicho que la va a hacer con consenso o sin el, y por procedimiento de urgencia. Todos los partidos lo han denunciado como un fraude y una cacicada; pero Feijóo ha defendido la reforma insistiendo en el ahorro que esa medida produciría (al reducir los gastos de 14 Parlamentarios).
Nadie niega el ahorro que se puede conseguir (aunque todos le recordamos a Feijóo que si quisiera podría ahorrar mucho más con otras muchas medidas), pero si reduce Parlamentarios si unificar la circunscripción electoral gallega está robando a miles de gallegos el derecho o las probabilidades de alcanzar representación (pues los partidos extraparlamentarios, UPyD, EU-IU y otros, con esa reforma tenemos mucho más difícil, por no decir casi imposible, alcanzar el número de votos necesario para entrar) y está reduciendo injustamente el valor del voto de todos los gallegos que vivimos y votamos en las provincias de A Coruña y de Pontevedra (pues cada Diputado de Ourense y Lugo precisará 27.000 votantes, mientras que los de Coruña "cuestan" 60.000 y los de Pontevedra 56.000 votos).

Como intento de frenar ese fraude electoral (que es legal porque el PP tiene una exigua mayoría de diputados) que daña nuestra democracia y sólo beneficia a Feijóo, aunque causará un importante rechazo social contra el PP y pérdida de votos a la larga, he publicado la siguiente carta en Faro de Vigo:
http://www.farodevigo.es/opinion/2012/08/21/pp-salvarnos-fraude-electoral-feijoo/675741.html

Y a continuación he enviado a cada uno de los Diputados del PP (menos a Feijóo, lógicamente) una carta pidiéndole que vote en contra de esa reforma. Bastaría que uno sólo de los Diputados pusiera los intereses de la democracia, o particularmente de los Coruñeses o de los Pontevedreses (pues con esta medida su voto y su capacidad de obtener representantes políticos que defiendan sus intereses pierde peso) por encima de los intereses partidistas del PP, para que esa reforma no se pudiera hacer. Esa iniciativa ha sido reflejada hoy en la prensa:
http://www.farodevigo.es/galicia/2012/08/22/portavoz-upyd-vigo-insta-diputados-pp-rechazar-reforma-electoral/676072.html

Transcribo a continuación la carta que he mandado (personalizada) a los 37 parlamentarios del PP:

Estimado Parlamentario del Grupo Popular:
Como usted sabrá, el Presidente Feijóo ha expresado su deseo de reducir el número de Diputados en el Parlamento, desde los actuales 75 hasta 61. Con esa medida, que no figuraba en el programa del PP, aún cuando la voluntad de los ciudadanos gallegos se tradujera en una reducción del número de votos que reciba su Partido en las próximas elecciones autonómicas, sería posible todavía renovar la mayoría absoluta.
Ese cambio numérico también aumenta las diferencias de votos que hacen falta para elegir un Diputado en las distintas provincias gallegas (en las provincias de Ourense y Lugo habrá un Diputado por cada 27.000 habitantes, pero en A Coruña por cada 60.000 y en Pontevedra por cada 56.000), haciendo aún más injusta y menos ecuánime la Ley Electoral gallega. Y al mantenerse la injusta barrera del 5% que introdujo don Manuel Fraga, se reduce todavía más la posibilidad de que nuevos partidos políticos lleguen a obtener representación, a pesar de que esa pueda ser la voluntad manifiesta del pueblo gallego.
Me parece indudable que la mayoría de los ciudadanos gallegos (y muchos que han votado al PP), y todos los partidos políticos parlamentarios y extraparlamentarios queremos evitar que se produzca lo que consideramos un fraude electoral, aunque Feijóo pueda perpetrarlo de manera legal: pero para eso precisa de su cooperación necesaria, de su voto en el Parlamento apoyando esa propuesta: y precisamente por eso le escribo.
¿Se imagina lo que usted pensaría si en vez de estar en el partido que va a ser beneficiado por esa medida estuviera en alguno de los demás partidos que van a ser perjudicados? ¿Le parecería una medida honrada, digna de alguien que defiende los valores de la democracia, de la igualdad de oportunidades, del consenso, de la ecuanimidad y del respeto a las minorías? ¿Va a votar usted lo que es justo o lo que beneficia a Feijóo?
El objetivo de esta carta es apelar a su dignidad como político, a su responsabilidad ante los ciudadanos gallegos y ante la historia. Y pedirle que medite sobre la opción de impedir que las cosas cambien de la manera que Feijóo quiere hacerlas cambiar, aprovechándose de ser detentador temporal del poder en propio beneficio y ocasionando un grave perjuicio a miles de ciudadanos gallegos. Bastaría con que uno sólo de los Parlamentarios del PP, entre los que usted se cuenta, votara en contra para impedir ese fraude; o incluso que se lo hiciera saber a Feijóo para frenar esa iniciativa de manera discreta. ¿Por qué no va a poder hacerlo usted? Si no tiene libertad de elección y de voto ¿qué pinta en el Parlamento? Permítame comentarle lo paradójico que resulta que si ninguno de los 37 miembros del Grupo Parlamentario Popular a los que me he dirigido con esta carta, y a los que Feijóo les va a pedir que apoyen su propuesta, actúa como debe hacerlo, obrando con sentido democrático y votando en contra, al menos 7 de ellos dejarán de estar dentro de unos meses en ese Parlamento (pues incluso repitiendo resultados en cuanto a votos, al reducirse 14 escaños en el Parlamento, el PP perdería 6 ó 7 escaños). Y uno de esos 6 ó 7 puede ser usted. Piénselo. Esta puede ser su última oportunidad de servir a Galicia como Parlamentario, si es capaz de poner los intereses generales por encima de los de su Partido, y específicamente de los de su líder (porque a la larga si se llega a tomar esa medida hará daño a la credibilidad y al prestigio del PP y de todos sus integrantes, ocasionando un gran rechazo social).
Muchas gracias por su atención: espero (todos lo esperamos) que obre correctamente. Vote en conciencia. Estaremos pendientes de lo que usted haga: confiamos en que no nos defraude. Termino agradeciéndole su trabajo en política en la medida en que se esfuerce por el bien común y contribuya a que tengamos una democracia de calidad, con el convencimiento de que hacen falta buenos políticos y buenos partidos, que tienen y tendrán el apoyo y el reconocimiento del pueblo (no como hasta ahora).
Atentamente: Pedro Larrauri.
NB: le he escrito a título personal, aunque soy afiliado de UPyD y Coordinador Local de ese partido en Vigo.
Esta petición que le envío también la he hecho pública en la prensa:
http://www.farodevigo.es/opinion/2012/08/21/pp-salvarnos-fraude-electoral-feijoo/675741.html
 PD: Esta carta ha sido enviada a todos los Diputados del Grupo Parlamentario Popular, excluido el Presidente Alberto Núñez Feijóo. Se han utilizado las direcciones de correo disponibles en la web del Parlamento Gallego, en la sección "Benvid@ a tua casa", donde tras manifestar el deseo de que todos los Diputados tengan la máxima visibilidad y accesibilidad, se anima al ciudadano a usar esas direcciones.

Hasta aquí la carta. Ya os contaré si alguno me responde.

viernes, 17 de agosto de 2012

Morir por la libertad. En el 50 aniversario de la muerte de Peter Fechter en el muro de Berlín.


Peter Fechter fue la primera víctima del muro de Berlín.
El 17 de agosto de 1962 decidió que quería vivir en libertad. Al intentar pasarse desde la zona dominada por los rusos hasta la zona llamada occidental, los soldados le dieron el grito de "alto", pero él siguió corriendo: cayó abatido por disparos de kalashnikov, quedando malherido, en la llamada "tierra de nadie", entre el muro y la alambrada.
No podía moverse. Nadie se atrevió a pasar a esa zona intermedia para socorrerlo. Unos soldados americanos le tiraron un botiquín. La gente gritaba, los periodistas hicieron fotos... Su agonía duró una hora. Murió desangrado.
Cuando militares comunistas retiraron su cuerpo, ciudadanos alemanes congregados a ambos lados del muro les increpaban, llamándoles asesinos...
Un año después se colocó una cruz en aquel lugar. Peter Fechter se convirtió en un símbolo de la lucha por la libertad. Y años más tarde el cantante Nino Bravo le dedicó la conmovedora canción "Libre". En 1990, tras caer el muro, se erigió un pequeño monumento en el lugar donde aquel joven de 18 años había muerto. En memoria de Fechter y de todos los caídos por la libertad. Allí y en todo el mundo. Y en todos los tiempos...
Peter Fechter.

Todo ser humano quiere ser feliz; y tiene derecho a tratar de ser feliz. La sociedad debe permitir a todos los individuos la libertad de buscar la felicidad a través de metas personales. Y como decía John Stuar Mill en su ensayo "Sobre la libertad", ese derecho debe ser protegido por el gobierno con leyes, y la libertad sólo puede ser limitada cuando la acción de uno perjudica la felicidad de otro. No se puede aceptar la tiranía, que supone la restricción de la libertad del individuo para buscar esa felicidad, ya sea la tiranía del gobierno personal de un déspota, o la tiranía colectiva de una mayoría, incluso salida de las urnas.
La historia de Peter Fechter es como la de tantos otros que tampoco aceptaban el mundo tal como era, y decidieron arriesgar su vida por aquello en lo que creían, por conseguir vivir en un mundo mejor. Su largo camino hacia la libertad, como diría Nelson Mandela, sólo duró unos pasos. No siempre se consigue.
A veces las circunstancias en las que vivimos nos hacen enfrentarnos con nuestro destino y nos obligan a tomar decisiones encaminadas a la consecución de nuestra propia libertad y de la de los nuestros, que pueden llevarnos a actuaciones penosas y peligrosas. De alguna manera éste es uno de esos momentos para todos.
Me gusta especialmente una frase del Manifiesto de UPyD (atribuido intelectualmente a Fernando Savater): "ser progresista es luchar contra las tiranías que pisotean la democracia formal, así como contra la miseria y la ignorancia que imposibilitan la democracia material".
Quedan muy claros los objetivos, la liberación por la que luchar. A veces son cadenas virtuales y disimuladas, pero por ligeras y largas que sean siguen siendo cadenas. A veces serán muros evidentes los que hay que pasar y derribar. Y cuando escuchemos el grito de "alto" no podemos parar. No siempre se consigue. Pero la alternativa es mucho peor. O mejor dicho: no es aceptable vivir sin libertad, individual y social.

Libre (Nino Bravo)
Tiene casi veinte años, y ya está cansado de soñar;
pero tras la frontera está su hogar, su mundo y su ciudad.
Piensa que la alambrada sólo es un trozo de metal
algo que nunca puede detener sus ansias de volar.
Libre, como el sol cuando amanece yo soy libre, como el mar.
Libre, como el ave que escapó de su prisión y puede al fin volar.
Libre, como el viento que recoge mi lamento y mi pesar, camino sin cesar,
detrás de la verdad, y sabre lo que es al fin la libertad.
Con su amor por bandera se marchó
cantando una canción;
marchaba tan feliz que no escuchó
la voz que le llamó.
Y tendido en el suelo se quedó,
sonriendo y sin hablar;
sobre su pecho, flores carmesí
brotaban sin cesar.

Video: Nino Bravo cantando "Libre" (You Tube).

martes, 14 de agosto de 2012

Responsabilidad política en la muerte de una policía.

Hace pocos días todos nos conmovíamos con la noticia del asesinato de una policía en las calles de Madrid, Carmen Muñoz Pérez, de 62 años, al ser tiroteada por unos delincuentes a los que trataba de detener. Se han sucedido los pésames, condolencias, elogios, capillas ardientes, condecoraciones a título póstumo, presencia de políticos... (Ver noticia) ¿Políticos? Algunos de ellos, como la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa, y el Presidente Mariano Rajoy, serían los máximos responsables políticos de esa muerte, si es que hubiera alguna responsabilidad. ¿La hay?
Algunos nos preguntamos: ¿es normal que una agente de esa edad patrulle por las calles e intervenga en un tiroteo? ¿Se ocuparon esos responsables de su preparación física? ¿Estaba bien entrenada en el manejo de armas? ¿Tenía un buen chaleco antibalas? ¿Los sistemas de comunicación y la coordinación entre los agentes implicados en la operación funcionaron con eficacia?
Colectivos profesionales de la policía madrileña (Ver) y Sindicatos (Ver) han criticado que agentes de más de 60 años estén en la calle desempeñando "un trabajo que corresponde a otro tipo de edades". Han denunciado el incumplimiento de la Ley de Coordinación de las policías locales de la Comunidad de Madrid. Llevan años pidiendo la jubilación anticipada en algunos casos, o un puesto acorde a las condiciones físicas y a la edad de los agentes, pero las Jefaturas de Policía, con el beneplácito de los políticos, se niegan a adaptar los servicios a las condiciones de las personas. Los recortes presupuestarios están ocasionando la no reposición de personal joven para esos puestos y agravando las carencias de material, por ejemplo para transmisiones y comunicación. Afirman que los agentes se tienen que comprar sus propios chalecos antibalas, porque los que hay están obsoletos, son de talla única y excesivamente pesados. Probablemente Carmen Muñoz no pudo dedicar 600€ a comprárselo.
Pero no hace falta irse muy lejos para ver cómo se ocupan nuestros políticos y cargos públicos de nuestros policías: el gimnasio de la nueva comisaría de policía de Vigo permanece vacío y no ha sido dotado de aparatos por falta de presupuesto (Ver noticia), a pesar de la increíble asignación de 14 millones de euros, que ya nos gustaría que los políticos nos explicaran cómo (se) los han repartido. Y para colmo los policías no tienen un tiempo asignado dentro de su jornada para mantenerse en forma, lo que sería lógico para asegurar que siempre puedan actuar en las mejores condiciones. Los policías se quejan de no recibir formación, y en Vigo llevan más de un año sin hacer ni una sola práctica de tiro (obligatorias cada trimestre), porque no hay presupuesto: ¿se podrán enfrentar así a delincuentes armados con garantías de éxito? (Ver noticia)
Policías de Galicia se manifestaron el otro día en Santiago y se quejaban, con razón, de las injustas diferencias salariales entre distintos colectivos de policías, y de la pérdida de poder adquisitivo, lo que les está llevando a la desmotivación (Ver noticia); y uno de sus representantes afirmaba: "no disponemos de medios materiales, lo que afecta a nuestra seguridad".
Los ciudadanos debemos exigir a los políticos que la Policía y la Guardia Civil, que son escudos de nuestras libertades al garantizar la seguridad pública, ejerzan su trabajo en las mejores condiciones. Los políticos que van a funerales de policías deberían asumir en qué medida son responsables de esas muertes. Deberían subsanar todas las deficiencias denunciadas, antes de tener que ir al próximo funeral.
Nota final: UPyD presentó hace 2 meses en el Parlamento 20 enmiendas destinadas a equiparar y mejorar condiciones y salarios de policías y guardias civiles, que fueron rechazadas por el PP, aunque apoyadas por el PSOE. Lo curioso es que UPyD presentó unas propuestas muy similares en la pasada legislatura, y entonces el PP las apoyó, aunque fueron rechazadas por el PSOE (Ver noticia). Juzgue cada uno.
Este texto ha sido publicado hoy en el priódico Faro de Vigo (Ver en edición digital).

domingo, 12 de agosto de 2012

La corrección de una manipulación lingüística.

El castellano también es lengua oficial en Galicia. Pero los niños de 10 años que hasta el curso pasado estudiaban en nuestra Comunidad la asignatura de Medio Natural, Social e Cultural con el libro de texto de la Editorial Vicens Vives sufrían una manipulación, voluntaria o no, porque no se les daba esa información de manera clara ni completa. Tratando sobre el Estatuto de Galicia como nuestra ley más importante, se enseñaba a los alumnos en ese libro que el artículo 5º establece que la lengua propia de Galicia es el gallego; pero no se completaba el artículo 5º, omitiendo la condición del castellano. Cuando lo descubrí, en agosto del año pasado, presenté una queja a la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia. Su respuesta fue despreciativa.
Elevé entonces mi queja al Valedor do Pobo, que tras estudiarla la estimó oportuna, y así se lo comunicó a la Xunta, argumentando que se estaba manteniendo una situación antijurídica, ya que el libro de texto en cuestión carecía "del rigor científico imprescindible" y transmitía "una información contraria a la configuración constitucional de la cooficialidad lingüística", y entre otras consideraciones el Valedor instaba a Educación a "actuar en el sentido de impedir con carácter inmediato que continúe trasladándose al alumnado una información inexacta e incompleta y, por lo tanto, falsa" (entrecomillado textual).
La Consellería tenía obligación de responder al Valedor en el plazo de un mes desde la recepción de su requerimiento, pero pasó ese tiempo y no dijeron nada. Entonces decidí acudir a los medios de comunicación, que afortunadamente dieron cobertura a la noticia, creándose en los días siguientes un pequeño alboroto mediático (Ver artículo en este Blog).
 Las plataformas en defensa de la normalización del gallego (que a veces se dedican a la imposición) manipularon la noticia, diciendo que la petición del Valedor era para que el libro no dijera que el gallego es la lengua propia de Galicia, cosa totalmente falsa (Ver noticia) (Ver otra noticia). Convocaron concentraciones y pidieron la dimisión del Valedor do Pobo (Ver noticia). Al final el Conselleiro de Educación debió recibir el asesoramiento de alguna persona razonable y admitió el dictamen del Valedor, reconociendo el error del libro, y asegurando que darían orden a la editorial para que modificara el libro (Ver noticia).
Ya tengo en casa los libros que va a usar mi hija mayor este curso escolar, y entre ellos está el mencionado libro de la editorial Vicens Vives. He comprobado con satisfacción que han corregido el error, y ahora puede leerse todo el artículo 5º de nuestro Estatuto, y no sólo el primer punto, como ocurría en la anterior edición. Muestro abajo las fotos de esas páginas del libro en mi Blog, para quien quiera comprobar el cambio. Muchos nos alegramos por este pequeño avance en la lucha contra la mentira, la manipulación y la imposición lingüística. Agradezco a la Editorial VicensVives su pronta respuesta, lo que habla a favor de su buena voluntad; y le agradezco sobre todo al Valedor lo que hizo, aunque simplemente fuera en cumplimiento de su cometido. Pero en este caso, como en otros, ha demostrado que esa Institución puede ayudar a los ciudadanos a combatir la prepotencia y las injusticias que cometen los políticos, y ciertos grupos de presión a los que protegen. Ha sido una lástima que por denunciar la situación real y las mentiras de los políticos en el tema de dependencia, el Valedor, Benigno López, haya sido forzado por esos mismos políticos, hace 3 meses, a presentar su dimisión (Ver noticia).
El libro tal como ha quedado, con el artículo 5º completo.


La versión anterior: nótese la publicación parcial del artículo 5º.

viernes, 3 de agosto de 2012

La lección de Dívar a los políticos gallegos.

(Este artículo ha sido publicado hoy en La Voz de Galicia: ver en edición digital.)

¿Qué le dice Carlos Dívar al número 3 del PP gallego? Que dimita.
Todos conocemos el caso de los 32 viajes que Dívar realizó a Marbella y a otros sitios, gastando 28.000 euros que cargó a las cuentas del CGPJ, y que llevaron al máximo responsable del poder judicial a presentar su dimisión, a pesar de que el Supremo no había considerado delictivo su comportamiento. Todos los partidos políticos valoraron positivamente esa dimisión, dijeron que era imprescindible para no dañar más el prestigio de las instituciones, y algunos añadieron que Dívar había tardado demasiado en hacerlo (Ver noticia). Más vale tarde que nunca. Pues ha llegado el momento de que el diputado gallego del PP Antonio Rodríguez Miranda haga lo mismo.
La Cámara Gallega gasta medio millón de euros al año en dietas por los transportes que realizan los diputados para asistir a su trabajo. Los que van en coche propio cobran 0,26 euros por kilómetro, calculando los desplazamientos desde su domicilio hasta el Parlamento (Ver). En febrero de 2010, parlamentarios de la oposición denunciaron que el portavoz del PP había cobrado esas dietas durante 5 años (los 4 de la anterior legislatura y el primero de la actual) cuando en realidad viajaba aprovechando el coche oficial con chófer de otros miembros de su partido. La cantidad total defraudada ascendía a 26.000 euros (Ver). Miranda reconoció que había cobrado ese dinero; pero alegó que los viajes de Ourense a Santiago en coche oficial (en el de José Manuel Baltar) habían sido sólo el 15%, y que el resto, el 85% de las veces, había ido conduciendo su propio coche. Desde la oposición afirmaron que todo el mundo sabía que eso era falso y que tenía que devolver el dinero y dimitir (Ver noticia). Miranda afirmó que, por si había dudas, devolvería los 26.000 euros que había cobrado irregularmente, recibiendo entonces los aplausos de sus compañeros del Grupo Parlamentario Popular, que hicieron declaraciones como que "Miranda deja muy alto el listón de la honestidad política". (Resulta sorprendente la actitud de quienes aplauden la honradez de alguien que roba, y que cuando es pillado afirma que va a devolver lo robado). Pero poco después el diputado y portavoz popular cambió de discurso y dijo que sólo devolvería el 15% de lo cobrado irregularmente. Algunos dijeron que lo había hecho (Ver). No hay constancia documental de que haya devuelto nada.
Al día siguiente el PP reaccionó aplicando estrictamente la regla del "y tu más", y denunció a la socialista Laura Seara por haber hecho lo mismo, cobrando fraudulentamente un total de 58.000 euros durante los 8 años que había estado en el Parlamento gallego, con el agravante de que no tenía coche ni carné de conducir (y para cobrar esas dietas de transporte había que ir en el vehículo propio) (Ver noticia). Seara se defendió diciendo que había ido siempre en taxi, pero que no había presentado justificantes ni lo iba a hacer porque nadie en el Parlamento lo hacía. Y aseguró que iba a poner una querella contra el PP por falsedad. Pero que se sepa no la puso nunca. Los funcionarios del parque móvil de la Xunta declararon (Ver) que efectivamente Seara iba casi siempre en coches oficiales con otros socialistas de Ourense (como Pachi Vázquez).
Para acallar el escándalo que se empezaba a formar (Ver) (porque se supo que había otros parlamentarios implicados) decidieron taparse los unos a los otros: la Presidenta del parlamento aseguró que se había modificado el reglamento de cobro de dietas para evitar el fraude (con lo que reconocía que se había producido fraude) (Ver noticia), y todos se dedicaron a desviar la atención de la gente... Y allí no había pasado nada.
Como nadie de los 3 principales partidos gallegos quiso aclarar lo ocurrido en el Parlamento, un grupo de abogados de Santiago solicitaron al Fiscal que actuara (Ver noticia), pero el Fiscal se inhibió; y entonces presentaron una querella. Pero el TSXG (Tribuna Supremo de Xusticia de Galicia), compuesto por magistrados que para muchos no están libres de influencias políticas, archivó la querella meses después, aunque reconoció por escrito irregularidades y conductas éticamente reprobables, pero no indicios de delito por parte de los parlamentarios implicados (que no fueron investigados) (Ver noticia).
No podemos seguir tolerando los abusos y los privilegios de los políticos: todos nos pagamos el viaje para ir al trabajo, y todos justificamos los gastos ante nuestras empresas y ante Hacienda. Se acabó la época de su impunidad y de que los políticos se encubran vergonzosamente unos a otros. La dimisión de Carlos Dívar y la admisión de la querella presentada por UPyD contra los directivos de Bankia son 2 hitos que marcan el nuevo camino. Tenemos que reclamar la dimisión de Miranda y de Seara como diputados (la socialista es actualmente diputada en Madrid), y que devuelvan todo el dinero que recibieron por viajes que no hicieron.
Las cosas tienen que cambiar. Hemos llegado al colmo del engaño y del desencanto. Tolerancia cero con la corrupción.
Pedro Larrauri. Coordinador UPyD - Vigo.

Aborto y Ley de Plazos (resumido).

(Nota: esta es la versión extractada del artículo anterior, para facilitar la lectura de las ideas principales: Pincha aquí para acceder al artículo completo sobre el aborto).

Nadie tiene la verdad absoluta en esta materia (ni en casi ninguna), donde además la postura de cada persona puede cambiar, como cambió la mía, que colaboré activamente en movimientos pro-vida (pensando que los abortistas eran unos asesinos). Si un buen día alguna de mis dos hijas me dice que está embarazada y que no quiere tener el hijo, es muy posible que intente hacerle pensar en los aspectos positivos que puede suponer llevar a término su embarazo. Pero lo que es seguro es que al final respetaré su decisión. Y que quiero tener una Ley que permita abortar con seguridad. No quiero que mis hijas vayan a abortar clandestinamente o en condiciones sanitarias deplorables. Y lo que quiero para mis hijas lo quiero para todas las mujeres de España.

Me gustaría que no se realizara ningún aborto, salvo en casos de embarazo por violación. Para conseguir mi deseo basta con algo que podría ser muy simple: que no se quedara embarazada ninguna mujer que no quisiera tener el hijo. Toda mujer embarazada puede decirse que ha llegado a ese estado (nunca mejor dicho) de manera voluntaria. Debe mejorarse mucho la calidad de la información que se les da a los jóvenes españoles, ya desde la prepubertad, sobre sexualidad, sobre los métodos anticonceptivos y sobre seguridad en el sexo.

¿Tiene derecho una mujer a abortar, sin ninguna restricción? ¿Tiene por el contrario obligación de no abortar, de terminar lo que empezó, y de hacerse cargo del niño o al menos entregarlo para adopción? Estoy a favor de fomentar esas adopciones. Un aborto no deja de ser una intervención quirúrgica, que precisa anestesia y que no está exenta de riesgo y de complicaciones (incluso mortales). Yo no soy jurista ni abogado, y aunque hay distintas opiniones pienso que de entrada las mujeres no tienen derecho al aborto: tienen derecho a la salud, y a la asistencia sanitaria que establezcan los gobernantes. Si establecen que se puede abortar en determinadas condiciones, plazos o supuestos, entonces las personas (las mujeres en este caso) tienen ese derecho, cumpliendo lo establecido por la ley.

Hay en este tema un conflicto de intereses entre los derechos de la mujer que está embarazada y los derechos de su hijo no nacido, del llamado por los juristas “nasciturus” (que para los médicos es el embrión, al que empezamos a llamar feto a partir de los 2 meses de embarazo). Nuestra Constitución proclama un sistema de valores y derechos, y corresponde a los expertos (sobre todo a los miembros del Tribunal Constitucional) establecer si la libertad de la madre para decidir interrumpir su propia maternidad puede prevalecer sobre el derecho del nasciturus a seguir vivo, y en qué casos y circunstancias se puede abortar. De momento en España llevamos desde 1985 con legislaciones que permiten el aborto (por tanto no debe ser muy inconstitucional), y para muchos somos el País de Europa donde es más fácil su práctica (incluso durante los 8 años de gobierno del PP con Aznar, durante los que se realizaron más de medio millón de abortos).

Desde el punto de vista biológico no hay ninguna duda de que la vida comienza en el momento de la fecundación, pocas horas tras la realización del acto sexual; y de que el nuevo ser concebido es un ser humano, distinto de la madre que lo alberga en su útero. Pero para mi una idea que aporta bastante luz al problema del aborto es la realidad de que la vida del embrión o feto es totalmente dependiente de la alimentación placentaria intra-útero, y de la vida de su madre, hasta que el feto alcanza un cierto grado de crecimiento y madurez. No hay una fecha fija establecida, pero cada semana que pasa de embarazo aumentan las probabilidades de poder sobrevivir a la madre; se puede decir que a partir de los 6 ó 7 meses, cuando el feto supera el kilo de peso, con los avances médicos disponibles, lo más probable es que el hijo sobreviva fuera del útero y se desarrolle bien.

Los que están en contra del aborto tendrán que aceptar esa realidad: que hasta llegar al tercer trimestre del embarazo (o poco antes) no podemos considerar al feto un ser humano con una vida independiente de la de la madre. Si una mujer embarazada pidiera abortar en el primer periodo del embarazo y no se lo permitieran, podría decidir suicidarse o dejar de comer hasta que el feto muriera, o fumar y beber alcohol interfiriendo con el embarazo y ocasionando un aborto espontáneo. Por eso mi idea, basada en ese hecho biológico, es que si la embarazada quiere interrumpir su embarazo durante ese periodo inicial de 5 meses puede hacerlo libremente, y tiene tiempo suficiente para decidirlo. A partir de ese momento, cuando el feto es viable (y no a partir del parto, como actualmente está legislado) cualquier acto que ocasionara daños a un niño dentro del útero debería considerarse un delito de malos tratos.

Por ello, basándome en el momento en que el feto podría vivir independiente del cuerpo de la madre, defiendo una Ley de Plazos, que permita el aborto hasta la semana 22 (unos 5 meses de embarazo), como las que actualmente están vigentes en la mayoría de los países europeos, aunque el número de semanas varía en cada uno: en Holanda 24, en Suecia 22, en Alemania y Francia 14... (más info). 

Los grupos pro-vida tienen un gran campo de actuación: exigir la legalidad (incluidos los 3 días de reflexión que marca la ley, y que no se suelen cumplir), hacer campañas de información, ofrecer alternativas, crear redes de apoyo a la maternidad... Pero cuando una mujer decida abortar, libremente y según la ley, aunque les cause dolor, deben respetarlo. Si una madre o los que defendemos el aborto legal pensáramos que al abortar asesinamos a un niño, cometemos un gran pecado, ofendemos a Dios y vamos contra su voluntad, les aseguro que no haríamos nunca un aborto: pero aunque algunos no lo entiendan, estamos convencidos de que nada de eso es cierto. Los que defendemos la regulación legal del aborto no somos tan crueles, incívicos, egoístas o insensibles como algunos piensan, basados casi siempre en sus creencias religiosas.

Respecto al aborto de niños con enfermedades o malformaciones, mi opinión es que si se aprobara algún día una ley que permitiera la eutanasia activa (inyección letal) de determinados enfermos adultos o recién nacidos, en base a diagnósticos concretos, se tendrían que aplicar los mismos criterios para abortar a partir de la semana que marque el plazo legal (la semana 22 o la que los legisladores establezcan). Nadie se plantea matar a un recién nacido prematuro que nace con Síndrome de Down o con Espina Bífida, y lógicamente tampoco me parece aceptable permitir que se mate a un feto de 7 u 8 meses al hacer los mismos diagnósticos prenatales. Queda claro que hasta la semana 22 se podría hacer el aborto sin limitación, pero no por la malformación (aunque tampoco se le preguntará a la madre el motivo), sino porque el feto es inviable, está en un periodo de dependencia biológica absoluta que coloca el derecho de la madre a interrumpir su embarazo por encima del supuesto derecho del feto a llegar a tener reconocimiento jurídico y plenos derechos como persona.

Una mujer debe poder decidir libremente si sigue con su embarazo o si lo interrumpe dentro del plazo que establezca la ley en base a sus motivos íntimos (o en su caso, cumpliendo determinados supuestos). Pero para poder tomar esa decisión, abortar, debe ser libre y autónoma, esto es, con mayoría de edad legal. Considero necesario modificar la ley actual que permite abortar a las menores de edad sin conocimiento ni autorización de sus padres.

jueves, 2 de agosto de 2012

Reflexiones sobre el aborto. En defensa de una ley de plazos.

Nota: Este artículo aporta al debate sobre el aborto una idea original: el concepto médico de viabilidad del feto (capacidad de seguir viviendo fuera del útero materno, en incubadora, tras un parto provocado o cesárea) como factor esencial para establecer el tiempo de embarazo o plazo (en una Ley de plazos) a partir del cual el aborto ya no se considera admisible.
(Si tienes poco tiempo puedes leer la versión resumida de este artículo: Ver).

1. El aborto es un tema polémico. Cada uno tiene sus propias ideas, forjadas en base a sus creencias, conocimientos, experiencias y valoraciones. Ni yo ni nadie tiene la razón total ni la verdad absoluta en esta materia (ni en casi ninguna), donde además la postura de cada persona puede cambiar, como cambió la mía, que colaboré activamente en movimientos pro-vida (pensando que los abortistas eran unos asesinos), y ahora puedo aconsejar el aborto en algunos casos, cuando considero que es la mejor opción. Y defiendo (y voy a explicar por qué) una legislación que permita el aborto en las primeras semanas del embarazo, aun sabiendo que en cada aborto se mata a un ser humano.
2. Si alguien le choca esa última afirmación y afirma que la vida es sagrada y que no se debe matar nunca, debe pensar que en las llamadas guerra justas se mata a mucha gente; y se mata al aplicar la sentencia de muerte; y que a lo largo de la historia se mató a muchas personas por motivos relacionados con la fe, contando con la bendición y participación de autoridades religiosas; y también se mata en defensa propia (y nadie está libre de tener que hacerlo algún día): y en los casos citados nadie (o casi nadie) dice que esas muertes sean ilegales, inmorales o atenten contra lo sagrado.
3. Espero que estas ideas personales que expongo aquí ayuden sobre todo a los que están radicalmente en contra de esa práctica, al menos para que dejen de considerarnos a los que defendemos la regulación legal del aborto unos criminales. Cuando algunos grupos antiaborto apelan a que la esclavitud, la discriminación a las mujeres y el racismo estuvieron vigentes y fueron legales un tiempo, pero que el progreso acabó con esas discriminaciones injustas, están haciendo una extrapolación simplista, y parecen olvidar que los que defendemos el aborto no aceptamos la esclavitud, el machismo o el racismo. No somos tan crueles, incívicos, egoístas o insensibles como algunos de ellos piensan. En el tema del aborto hay que hacer un esfuerzo para adoptar posturas respetuosas y razonables, tratando de entender a los que opinan de manera diferente a nosotros. Nadie puede imponer a los otros sus propias creencias o las de su grupo. Nadie puede asegurar que dentro de unos años creerá lo mismo que cree ahora. Muchos conocemos personas que estaban teóricamente en contra del aborto, incluso católicos, pero que lo aceptaron o practicaron cuando un embarazo no deseado les afectó de cerca, dentro de su familia o personalmente.
4. Mis dos hijas tienen menos de 10 años. Si un buen día alguna de ellas me dice que está embarazada y que no quiere tener el hijo, es muy posible que intente hacerle pensar en los aspectos positivos que puede suponer llevar a término su embarazo. Pero lo que es seguro es que al final respetaré su decisión. Y que quiero tener una Ley que permita abortar con seguridad. No quiero que mis hijas vayan a abortar clandestinamente o en condiciones sanitarias deplorables. Y lo que quiero para mis hijas lo quiero para todas las mujeres de España.
5. Yo me declaro contrario al aborto, en el sentido de que me gustaría que no se realizara ningún aborto, salvo en casos de embarazo por violación (y graves malformaciones que hacen inviable al feto). Para conseguir mi deseo basta con algo que podría ser muy simple: que no se quedara embarazada ninguna mujer que no quisiera tener el hijo. Salvo los contados casos de violación, las mujeres no realizan el acto sexual contra su voluntad. Y si no existe un coito con eyaculación, no pueden quedar embarazadas. Igual que si uno no bebe alcohol no puede emborracharse. Por lo tanto toda mujer embarazada puede decirse que ha llegado a ese estado (nunca mejor dicho) de manera voluntaria, salvo el improbable caso de que le haya fallado el método anticonceptivo usado (para muchos la mayoría de las mujeres que echan la culpa de su embarazo no deseado al fallo de la píldora, a la rotura del preservativo, etc., usaban mal esos métodos o no dicen la verdad). Eso nos da igual a efectos prácticos, porque en nuestra sociedad ni la ley ni ningún fiscal exigen que se juzgue a una mujer por haber sido imprudente y haber quedado embarazada: demos gracias por vivir en esta civilización, porque en algunos países del ámbito musulmán se las condena a muerte en algunos casos. De momento lo que hay que hacer es mejorar mucho la calidad de la información que se les da a los jóvenes españoles, ya desde la prepubertad, sobre sexualidad, sobre los métodos anticonceptivos y sobre seguridad en el sexo, ya que la practica de relaciones sexuales con múltiples parejas y sin preservativo, además de aumentar el riesgo de embarazo no deseado aumenta el riesgo de contraer y transmitir enfermedades de transmisión sexual, algunas graves y mortales. También puede considerarse que la sexualización descontrolada de la sociedad, y la disminución del sentido de responsabilidad individual y de autocontrol contribuyen a que cada vez haya más embarazos no deseados. La educación es muy importante, en este tema  y en otros muchos, y los pasados Gobiernos españoles no lo han hecho bien hasta ahora. Esperemos que pronto cambien, y así seguro que se reduce el número de abortos. Podemos pensar además que si las más de 100.000 mujeres que se someten a un aborto cada año en España se hubieran puesto un preservativo el día que hicieron sexo y concibieron, nos hubiéramos ahorrado en la sanidad pública o concertada una millonada (a 1.500 euros por intervención quirúrgica de aborto, 150 millones de euros al año), y las listas de espera sanitarias irían mucho mejor.
6. Situémonos ahora en el caso de una mujer que está embarazada y quiere abortar. Olvidemos las causas de esa situación. ¿Puede abortar, tiene derecho a hacerlo (a que se lo hagan), sin ninguna restricción? ¿Tiene por el contrario obligación de no abortar, de terminar lo que empezó, y de hacerse cargo del niño o al menos entregarlo para adopción? La última opción me resulta muy atractiva, pues algunas embarazadas accederían a terminar su embarazo a cambio de recibir ayuda y ciertas contraprestaciones, y tras el parto darían al niño en adopción. Esa práctica le evitaría a la embarazada un aborto, que no deja de ser una intervención quirúrgica, que precisa anestesia y que no está exenta de riesgo y de complicaciones (incluso mortales), que no ocurrirían si se terminara el embarazo, que al fin y al cabo es un proceso fisiológico que dura 9 meses y no es ninguna enfermedad. Y facilitaría un hijo a una familia que quiera adoptar a un niño, evitando trámites agotadores, años de espera y miles de euros gastados en el extranjero. De hecho cada vez en más sitios se promulgan leyes que fomentan ese tipo de adopciones de niños que iban a ser abortados.
7. ¿Tiene una persona derecho a que le hagan un lavado de estómago en un hospital, o que se le opere de una perforación digestiva, si esa patología se ha producido por beber voluntariamente una botella de líquido corrosivo? Seguro que le atienden en el Hospital, para no dejarle morir. Pero si al mes siguiente vuelve a Urgencias con lo mismo, y si se pone de moda y todo el mundo empieza a hacerlo, la sociedad y los legisladores tendrán que actuar: quizá hacerle pagar los gastos, o ponerle una multa, o prohibirle tener en casa líquidos corrosivos, o ingresarlo en un psiquiátrico (si hubiera plaza). En Galicia se ha promulgado hace poco una Ley que establece que los gastos por los servicios de salvamento marítimo se les cobrarán a aquellos particulares que hayan cometido una imprudencia: si usted sale a navegar en su barco un día de tormenta porque tiene muchas ganas de hacerlo y no se las puede aguantar, y al final tiene que ser rescatado en helicóptero tras un operativo de búsqueda impresionante, esos gastos no los pagaremos todos los demás ciudadanos con nuestros impuestos, sino que el marinero listillo tendrá que pagar una pasta por esa imprudencia. Y cada vez más voces defienden que los que no cuidan su salud deben pagar más por la asistencia sanitaria: sería lo justo. Y volviendo a nuestro tema. ¿Tiene una mujer derecho a que le hagan el aborto? ¿Y si reincide y exige un aborto cada 3 meses? ¿Tiene una mujer derecho a realizar las prácticas sexuales que quiera sin usar un método anticonceptivo eficaz, y después ir a la sanidad pública para que le realicen un aborto? ¿Tiene alguien derecho a emborracharse? Si no perjudicas ni produces gasto a otros, probablemente si. ¿Pero se tiene derecho a conducir borracho? No. Yo no soy jurista ni abogado, y aunque hay distintas opiniones pienso que de entrada las mujeres no tienen derecho al aborto: tienen derecho a la salud, y a la asistencia sanitaria que establezcan los gobernantes. Si establecen que se puede abortar en determinadas condiciones o supuestos, entonces las personas (las mujeres en este caso) sometidas a ese régimen legislativo tienen ese derecho, cumpliendo lo establecido por la ley. En el caso que contemplamos, el Estado les concedería el derecho, regulado por unos preceptos legales, a que les practicaran un aborto en la sanidad pública.
8. Hay en este tema un conflicto de intereses entre los derechos de la mujer que está embarazada y los derechos de su hijo no nacido, del llamado por los juristas “nasciturus” (que para los médicos es el embrión, al que empezamos a llamar feto a partir de los 2 meses de embarazo). Nuestra Constitución proclama un sistema de valores y derechos, y corresponde a los expertos (sobre todo a los miembros del Tribunal Constitucional) establecer si la libertad de la madre para decidir interrumpir su propia maternidad puede prevalecer sobre el derecho del nasciturus a seguir vivo, y en qué casos y circunstancias se puede abortar. De momento en España llevamos desde 1985 con legislaciones que permiten el aborto (por tanto no debe ser muy inconstitucional), y para muchos somos el País de Europa donde es más fácil su práctica (incluso durante los 8 años de gobierno del PP con Aznar, durante los que se realizaron más de medio millón de abortos).
9. Desde el punto de vista biológico no hay ninguna duda de que la vida comienza en el momento de la fecundación, pocas horas tras la realización del acto sexual; y de que el nuevo ser concebido es un ser humano, distinto de la madre que lo alberga en su útero. Pero para mi una idea que aporta bastante luz al problema del aborto es la realidad de que la vida del embrión o feto es totalmente dependiente de la alimentación placentaria intra-útero, y de la vida de su madre, hasta que el feto alcanza un cierto grado de crecimiento y madurez. No hay una fecha fija establecida, pero cada semana que pasa de embarazo aumentan las probabilidades de poder sobrevivir a la madre; se puede decir que a partir de los 6 ó 7 meses, cuando el feto supera el kilo de peso, con los avances médicos disponibles, lo más probable es que el hijo sobreviva fuera del útero y se desarrolle bien.
10. Los que están en contra del aborto tendrán que aceptar esa realidad: que hasta llegar al tercer trimestre del embarazo (o poco antes) no podemos considerar al feto un ser humano con una vida independiente de la de la madre. Si una mujer embarazada pidiera abortar en el primer periodo del embarazo y no se lo permitieran, podría decidir suicidarse o dejar de comer hasta que el feto muriera, o fumar y beber alcohol interfiriendo con el embarazo y ocasionando un aborto espontáneo. Por eso mi idea, basada en ese hecho biológico, es que si la embarazada quiere interrumpir su embarazo durante ese periodo inicial de 5 meses puede hacerlo libremente, y tiene tiempo suficiente para decidirlo. A partir de ese momento, cuando el feto es viable (y no a partir del parto, como actualmente está legislado) pienso que cualquier acto de una madre que ocasionara daños a su hijo que aún está en su útero debería considerarse un delito de malos tratos. No entiendo que la gente se escandalicen y se indignen tanto al saber de una madre que abandona hasta la muerte a su hijo recién nacido en un cubo de basura, y no digan nada en cambio contra las que abortan a los 7 ú 8 meses, o días antes del parto, como a veces ocurre en algunas clínicas abortivas, cuando esos fetos son perfectamente viables. Para mí todos esos casos deberían ser denunciados como infanticidios.
11. Por ello, basándome en el momento en que el feto podría vivir independiente del cuerpo de la madre, defiendo una Ley de Plazos, que permita el aborto hasta la semana 22 (unos 5 meses de embarazo), como las que actualmente están vigentes en la mayoría de los países europeos, aunque el número de semanas varía en cada uno: en Holanda 24, en Suecia 22, en Alemania y Francia 14... (más info). Se me ocurre que también podría transformarse esa la Ley de Plazos en una Ley de Pesos, o de Desarrollo del Feto, que sería más científica: hasta alcanzar el kilo de peso (se puede calcular fácilmente por ecografía) el feto se consideraría inviable, y podría realizarse el aborto; y pasado ese umbral de peso, ya no.
12. El proceso del aborto debería incluir apoyo y seguimiento psicológico para la madre y otros posibles afectados. Y me parecen muy bien los 3 días de reflexión obligatoria que marca la Ley para que las mujeres que solicitan abortar reciban información sobre la posibilidad de tener el hijo, y la consideren. Aunque en la práctica parece que no se cumple este requisito: los grupos pro-vida, que lo han denunciado, tienen en éste ámbito un gran campo de actuación: exigir la legalidad, hacer campañas de información, crear redes de apoyo a la maternidad... Pero cuando una mujer decida abortar, libremente y según la ley, aunque les cause dolor, deben respetarlo. Si una madre o los que defendemos el aborto legal pensáramos que al abortar asesinamos a un niño, cometemos un gran pecado, ofendemos a Dios y vamos contra su voluntad, les aseguro que no haríamos nunca un aborto: pero aunque algunos no lo entiendan, estamos convencidos de que nada de eso es cierto.
13. He defendido siempre que los abortos se lleven a cabo en Centros Sanitarios públicos, para evitar las irregularidades y el negocio en que se suelen convertir las Clínicas privadas abortivas, y también he propuesto una nueva subespecialidad médica que sería Médico Abortista, para no tener que forzar a los Ginecólogos generales a practicar abortos, pues la mayoría de ellos se muestran reacios a realizarlos. También me parece imprescindible respetar y regular claramente la objeción de conciencia del personal sanitario que no quiera participar en procedimientos de aborto.
14. Respecto al aborto de niños con enfermedades o malformaciones, mi opinión es que si se aprobara algún día una ley que permitiera la eutanasia activa (inyección letal) de determinados enfermos adultos o recién nacidos, en base a diagnósticos concretos, se tendrían que aplicar los mismos criterios para abortar a partir de la semana que marque el plazo legal (la semana 22 o la que los legisladores establezcan). Nadie se plantea matar a un recién nacido prematuro que nace con Síndrome de Down o con Espina Bífida, y lógicamente tampoco me parece aceptable permitir que se mate a un feto de 7 u 8 meses al hacer los mismos diagnósticos prenatales. Queda claro que hasta la semana 22 se podría hacer el aborto sin limitación, pero no por la malformación (aunque tampoco se le preguntará a la madre el motivo), sino porque el feto es inviable, está en un periodo de dependencia biológica absoluta que coloca el derecho de la madre a interrumpir su embarazo por encima del supuesto derecho del feto a llegar a tener reconocimiento jurídico y plenos derechos como persona. Si el nasciturus ya fuera merecedor de esos derechos, también tendría obligaciones, y a nadie se le ocurre cobrar dos billetes de avión a una mujer embarazada, aunque podamos afirmar que son dos seres humanos vivos los que viajan. Incluso pienso que si un terrorista asesina a una embarazada que lleva más de 22 semanas de gestación, se le podrían imputar al terrorista 2 asesinatos, el de la madre y el del hijo; pero si el atentado es antes de esa semana, no se debería contar como asesinado al feto no viable, pues sería imposible matar a la madre y salvar al hijo.
15. En relación con los llamados abortos tardíos, realizados en el tercer trimestre por enfermedad grave de la madre, considero que ya no serían un aborto, sino una intervención destinada a salvar la vida de la madre, aunque como mal menor se causara la muerte del hijo. Pero si se puede hacer una cesárea (que será lo más probable) se debe hacer, y salvar al niño (o al menos intentarlo).
16. Una mujer debe poder decidir libremente si sigue con su embarazo o si lo interrumpe dentro del plazo que establezca la ley en base a sus motivos íntimos (o en su caso, cumpliendo determinados supuestos). Pero para poder tomar esa decisión, abortar, debe ser libre y autónoma, esto es, con mayoría de edad legal. Considero necesario modificar la ley actual que permite abortar a las menores de edad sin conocimiento ni autorización de sus padres.

Pedro Larrauri.
Médico (Licenciado Universidad Autónoma de Madrid, 1982), Especialista en Traumatología. Vigo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

PD: UPyD y el aborto. Escrito en fecha agosto 2012:
Así respondía Rosa Díez, portavoz de UPyD, en un encuentro digital (ver) en enero de 2011 a una pregunta sobre el aborto: "Votamos en contra de la ley actual, nos parece una mala ley. Hicimos una enmienda de totalidad, cuyos elementos recuperaríamos para hacer una nueva ley que resolviera los problemas de la anterior y despenalizara (que no legalizar o establecer derechos) los supuestos o plazos en los que se puede abortar. Por supuesto, rechazamos que las menores puedan abortar sin conocimiento y autorización de sus padres; si hay conflicto hay audiencia judicial que debe intervenir."
En general pienso que los afiliados y votantes de UPyD somos partidarios de una Ley de Plazos, aunque también conozco a algún afiliado que se puede considerar contrario al aborto, y que defiende como mucho una ley de supuestos muy restrictiva.
En el tema del aborto se puede apreciar bien la transversalidad (Ver), el libre pensamiento y la sana discrepancia que nos diferencia de otros partidos dogmáticos. Resulta significativo que en el programa de UPyD de las últimas elecciones generales (20 de noviembre de 2011) no se contemplaba, ni siquiera se citaba, el tema del aborto.
Alguien totalmente contrario al aborto difícilmente podría estar a gusto en UPyD, porque UPyD no se opone al aborto: pero si esa persona es coherente, tampoco podría apoyar al PP.
No es un tema fácil ni cerrado, y en UPyD respetamos todas las sensibilidades y los extremos opuestos que a veces se enfrentan en el debate del aborto, aunque si dejar lugar a la violencia, ni a la imposición de las creencias religiosas de cada ciudadano.