viernes, 31 de mayo de 2013

Rosa Díez informa y responde a los ciudadanos en Vigo.


Ayer, con Rosa Díez en Vigo: debate abierto.
 La Diputada y Portavoz de UPyD está recorriendo muchas ciudades españolas para tener encuentros públicos, exponiendo el trabajo que hace UPyD en el Parlamento y respondiendo a las preguntas de los ciudadanos. Ayer estuvo en Vigo y fue un acto digno de no perdérselo.
A las 7 y media de la tarde recibió a los periodistas, y poco después subió al salón del Hotel Ciudad de Vigo, donde alrededor de 200 personas le escuchamos hablar durante más de dos horas, con un entusiasmo y una energía admirables, y como colofón a lo que para ella debió ser una jornada agotadora pues había estado por la mañana en el debate sobre la ley de Transparencia en el Congreso de los Diputados en Madrid.
Rosa está recorriendo las ciudades españolas dando cuenta a todos los ciudadanos interesados del trabajo y de las iniciativas que allí realizan los 5 Diputados de UPyD, y exponiendo las ideas de nuestro Partido.
Estuvimos repartiendo flyers los días previos por las calles de Vigo, invitando y animando a la gente a asistir, diciéndoles que oyendo a Rosa Díez se puede recuperar la fe en los políticos y en la política, y además se combate la depresión; y recordándoles que Rosa es la parlamentaria española mejor valorada en casi todas las encuestas: y no defraudó para nada.
Sería largo desarrollar todo lo que dijo, y al final respondió a más de una decena de intervenciones, pero se hizo tarde y tuvimos que interrumpir el debate. Dentro de unos días el acto celebrado en Vigo podrá verse en vídeo en la web de UPyD. Además Rosa nos invitó a entrar en esa Web para conocer más detalles sobre el trabajo que realizan en el Parlamento, y nos dijo que podíamos mandarle los mensajes y propuestas que quisiéramos, asegurando que aunque no las puede contestar todas, las lee y valora todas.
Rosa fue presentada por Gonzalo Fernández Piñeiro, coordinador territorial de UPyD en Galicia, y también estuvieron presentes los líderes de UPyD de las principales ciudades gallegas. Agradezco en este Blog el trabajo del equipo técnico del partido que viajó desde Madrid, y la amable y profesional colaboración del personal del Hotel Ciudad de Vigo, responsables todos de la buena marcha del evento. También agradezco, por supuesto, la asistencia de tantos vigueses, muchos de ellos amigos y conocidos, a los que pido disculpas por no haberles podido atender convenientemente (o incluso por no haberles reconocido, lo que es probable) debido a las circunstancias del momento y a mi carácter despistado. Lo siento.
Termino poniendo algunas ideas que me gustaron y me quedaron grabadas (y anoté):
- La Ley Wert de educación supone concesiones a la Iglesia y a los nacionalistas.
Un drama que tiene España es el adoctrinamiento, que siempre es contrario a la democracia. Se refería a los profesores que, a instancias de la Xunta, inculcan a los niños ideas falsas y sentimientos antiespañoles. Y lo dijo en respuesta a la pregunta y comentario que le hizo Rubén (de quien Rosa dijo que le hubiera gustado que los Diputados le hubieran escuchado, para saber que en Galicia también pasan estas cosas).
- Es inaudito que el Gobierno negocie con al Casa Real la posible afectación de la misma de la Ley de Transparencia. Yo creía –dijo Rosa- que las Leyes salían del Parlamento, poder emanado del pueblo, y no de la casa real.
- Los movimientos cívicos son muy importantes, y no pueden ser parasitados por los partidos políticos.
- En otros países los políticos que hacen algo mal (incluso copiar una tesis o mentir sobre quien conducía su coche cuando le pusieron una multa) dimiten y se alejan para siempre de la política, porque si vuelven a presentarse nadie les votaría.
- Mientras un político elija a un juez no hay separación de poderes. La falta de separación de poderes en España lleva a que la Democracia en España no sea tal, y haya que escribirla en minúscula y entre comillas.
- UPyD ha presentado la única enmienda a la totalidad sobre la elección de los altos tribunales (y eso lo reconoció Gallardón, pese a ser el peor Ministro, que dice un día una cosa y al siguiente otra): los otros partidos sólo discutían sobre el reparto de cuotas de poder.
- Si sale adelante la denuncia de UPyD que afecta a las preferentes (que tenía que haber hecho el Fiscal, pero no defiende a los ciudadanos sino los políticos) esos contratos serán inválidos de raíz, y los estafados podrán recuperar todos sus ahorros.

REVISTA DE PRENSA:
El día antes, entrevista en Atlantico Diario:
Información de Vigoalminuto:
El acto contado por La Voz de Galicia:
La noticia en Faro de Vigo (ya le hemos pedido al periodista que aprenda a contar o no invente, pues dice que “asistieron medio centenar de afiliados y simpatizantes”, cuando éramos unas 200 personas.
Noticia en Atlántico:

lunes, 27 de mayo de 2013

Crónica de un plantón del Alcalde de Vigo a 500 vigueses (Gala Filc Flac)

Preámbulo: Las personas públicas deben responder de sus actos, y es un servicio a la ciudadanía dar a conocer las cosas que hacen mal. Porque las que hacen bien ya se encargan ellos de darlas a conocer...

Vista general del interior del Pabellón durante la Gala.
Crónica: Este sábado se celebró la Gala anual del Club de Ximnasia Acrobática Flic Flac. Se presentaba el trabajo de toda la temporada de todos los grupos, gimnasios, colegios y equipos de competición de esta modalidad deportiva en la que Vigo destaca gracias al mencionado Club Flic Flac.
Participaron más de 100 niños gimnastas, y cerca de medio millar de asistentes llenamos las gradas del Pabellón Municipal do Berbés, disfrutando de las actuaciones, especialmente cuando les tocaba el turno a nuestros hijos.
Los niños fueron citados a las 17:00 horas, la exhibición comenzó a las 18:25, y estaba previsto terminar las actuaciones de gimnasia acrobática a las 20:00 horas, para que a continuación el Alcalde repartiera los trofeos e hiciera el acto protocolario, haciéndose la foto de grupo, para terminar el acto e irnos a casa a las 8:30.
Pero a las ocho (ya con las actuaciones programadas terminadas) los organizadores avisaron que el Alcalde se retrasaría, y que llegaría a las 8 y media: y nos pidieron que esperáramos. No parecía haber otra opción, y empezaron a hacer juegos y a perder el tiempo, entreteniendo a los niños, y poco después comenzaron a dar algunos trofeos...
Pero a las 8:30 el Alcalde no había llegado. Los niños seguían en la pista y la impaciencia hizo acto de presencia. Algunos (los que no tenía niños a su cargo) fueron yéndose poco a poco. Otros manifestaron su cabreo. Pude hablar con una abuela que había venido desde Ferrol a ver a su nieta, y estaba fuera, en la puerta, esperando al Alcalde para decirle que no había derecho a que hiciera esperar tanto a tanta gente, y especialmente a los niños que llevaban allí dentro desde las 5 de la tarde. Me decía: “Si no puede venir a la hora que tenía que venir, a las ocho, que mande a alguien; pero es intolerable lo que está haciendo con todos los que estamos aquí: está abusando de nosotros. Me da igual quien es, o de qué partido es: yo no le votaría nunca, porque ya sé qué clase de persona es”.
A las nueve menos cuarto un padre enfadado bajó a la pista y se acercó al organizador que manejaba el micrófono, y por los gestos que pudimos ver desde la grada le manifestó que ya era muy tarde. La gente comentaba: “Claro, como el Alcalde les da las subvenciones y les deja el Pabellón municipal, tienen que acceder a todas sus peticiones y hacerle la ola si hace falta”.
Unos minutos después los organizadores del evento tomaron la decisión de no esperar más al Alcalde y de proceder a la clausura del acto, y anunciaron la presencia del Concejal de Deportes, Jose Manuel Fernández (que resulta que estaba allí presente): nos dirigió un discurso breve y protocolario (que no se entendió mucho), se hizo una foto de grupo con los niños (para la publicidad del Concello, supongo), y pasadas las nueve de la noche empezamos a abandonar el Pabellón.
Antes de salir, un padre se acercó al Concejal y le pidió que le trasmitiera al Alcalde el cabreo y la protesta de todos los allí congregados por lo que nos había hecho, a nosotros y a nuestros hijos, a más de 500 personas: primero retrasando el final del acto y prolongándolo a su voluntad (y menos mal que no llegó a las 8:30, porque entonces me temo que no habríamos salido hasta una hora después; bien es cierto que el Alcalde se exponía a recibir un gran abucheo a su llegada), y después no acudiendo a la hora a la que se había comprometido. El padre en cuestión le comentó al Concejal que todos teníamos cosas mejores que hacer que estar en el Pabellón más tiempo del ya pasado, y que además en su caso tenía en casa una canguro (con otros niños) que le costaba dinero. Entonces el Concejal reaccionó de una manera muy peculiar: echó mano a la cartera y le dijo: si ese es el problema dígame cuánto es la canguro que se lo pago yo. El padre rechazó el ofrecimiento respondiendo: usted ya se parece a Baltar, el cacique de Ourense que cree que dando dinero a la gente puede resolver todos los problemas.
Y aquí termina esta crónica de un asistente y testigo presencial de todo lo relatado, ciudadano vigués y padre de niños que hacen gimnasia acrobática. Y antes de terminar felicito al Club Flic Flac y a todos los monitores y organizadores de la Gala, deseándoles que sigan cosechando éxitos.

Epílogo: Los políticos se creen que el dinero público es suyo, y que cuando dan subvenciones a ciudadanos o a asociaciones, estos deben mostrarles pleitesía y agradecimiento (votando a su favor en las próximas elecciones, ya que mantenerse en el poder es el principal objetivo de todo lo que hacen los actuales políticos).
Forma parte de la actividad de los que queremos cambiar a todos esos políticos corruptos, falsos e irrespetuosos con los ciudadanos, por un lado decir lo que queremos hacer cuando lleguemos al poder, y por otro informar a los ciudadanos de las cosas que esos políticos hacen mal (y que ellos se encargan de ocultar influyendo en los medios de comunicación tradicionales todo lo que pueden) para que así los ciudadanos sepan a qué atenerse (y puedan votar con datos más reales y objetivos que los que esos políticos quieren hacer creer a los ingenuos).
Todos podemos cometer errores. Pero lo que hizo el Alcalde, hacer esperar a 500 vigueses media hora por el motivo que fuera (pudiendo haber encargado al Concejal de Deportes desde el principio que dirigiera el acto de clausura, aunque ya sabemos cómo es el omnipresente Abel Caballero, centro de todas las fotos y sol de todas las concejalías) no fue un error sino un acto de prepotencia y de desprecio a ese grupo de vigueses (incluso al Concejal de Deportes), con el agravante de que sabía que estaba afectando a muchos niños. Me hubiera encantado tener constancia de una nota pidiendo disculpas por parte de la Alcaldía: pero el que se considera a sí mismo Mejor Alcalde de Vigo de Todos los Tiempos no parece que se rebaje a eso: quizá lo hiciera si considera que así iba a ganar votos.

domingo, 26 de mayo de 2013

El Alcalde de Vigo, responsable de la falta de aparcamiento y del cierre de comercios.

Aparcar en nuestra ciudad desde que es alcalde Abel Caballero resulta tarea casi imposible o ruinosa. Resulta cabreante cómo un señor que sólo ha conseguido 50.000 votos puede complicarnos tanto la vida a los vigueses. El BNG es tan culpable como los concejales socialistas. Como si no hubiera despilfarrado suficientes millones de euros arreglando calles que no están estropeadas, el Alcalde sigue empeñado en seguir despilfarrando haciendo lo que cínicamente llama “humanizaciones”, cuando podía haber empleado todo ese dinero en mejorar el tejido empresarial, creando riqueza y empleo estable. Porque lo más grave del caso es que las chapuceras obras (algunas ya están empezando a revisarse por lo mal que quedaron, y las losetas levantadas no dejan de causar accidentes) que trabajadores portugueses en su mayoría (lo he comprobado personalmente) han realizado estos años en nuestras calles, han empeorado los problemas económicos y de paro de los vigueses.

Calle Sagunto de Vigo: jardineras, contenedores, no aparcamientos.
El otro fui con mi familia a una actividad que se celebraba en un local de la calle Sagunto de Vigo, y después de dar varias vueltas conseguí aparcar. El cabreo contra el alcalde generado “in situ” iba “in crescendo” a medida que contemplaba las absurdas reformas que ha llevado a cabo en esa calle (y en otras muchas de Vigo), que ahora apenas tiene plazas de aparcamiento; y en cambio está llena de absurdas jardineras, de contenedores de basura que ocupan las aceras, y de árboles raquíticos cuando no muertos (en vez de los frondosos árboles que Vigo tuvo en muchas de sus calles hasta la llegada del Alcalde "arboricida"). Pero lo que más me descorazonaba era ver tantos locales comerciales cerrados: consecuencia directa de no poder aparcar en la calle “humanizada”, lo que disuade a muchos antiguos o posibles clientes de ir a los comercios situados en esas calles, y más teniendo en cuenta que desde que Caballero campea a su antojo, Vigo es la ciudad donde el ayuntamiento pone más multas (sobre todo por aparcar mal, cuatro veces más que en Coruña y Santiago, por ejemplo). En algunos sitios de la Ciudad (no en el entorno de esa zona) hay aparcamientos subterráneos, construidos en terrenos públicos (propiedad de todos los vigueses), que el Alcalde concede a empresas privadas (muchos sospechamos que a cambio de algo, pues el Alcalde no es nada claro ni transparente con los datos económicos de su gestión, lo que da pie a pensar que tiene mucho que ocultar), aparcamientos que nos cobran unas tarifas abusivas: así se quitan las ganas de ir al centro de Vigo a nada.
El caso es que paseaba yo contento después de haber podido aparcar en la calle Burgos, que gracias a Dios aún no ha sido humanizada, con estos tristes e indignantes pensamientos, cuando un cartel colocado en la cristalera de un comercio cerrado llamó mi atención: era una noticia de hace años publicada por el diario de más tirada de Galicia, cuyo titular era: "Un sondeo coloca a Caballero como el cuarto peor de los alcaldes de ciudades" (Ver en internet). El cabreo del comerciante dueño de ese local cerrado le llevó a dejar constancia de a quién hacía responsable. Le hice una foto al cartel (que reproduzco al lado, aunque pueden ir a verlo porque tiene su atractivo político-turístico) y me sentí profundamente solidario con todos los comerciantes a los que las humanizaciones, las multas, las tasas e impuestos municipales (algunos de ellos los más caros de Galicia: agua, IBI,…) y los malos servicios públicos (transporte) han contribuido a tener que cerrar sus locales, y en algunos casos les han llevado a la ruina.
El otro día estuve llamando a un programa de televisión local de esos a los que el Alcalde de Vigo va a presumir y a hacerse autobombo (engañando a los ciudadanos y mintiendo: por ejemplo repitiendo que nuestra ciudad es la más limpia de España), programas de radio y TV en los que anuncian que todos podemos llamar y hablar con el Alcalde. Realicé más de 70 llamadas y no conseguí que me cogieran. En cambio entraron en antena las llamadas de seis personas, y todas felicitaban al Alcalde por ser el mejor, por dejar tan bonita la ciudad, le bendecían, le pedían un banco aquí y un semáforo allá… Que algunos medios y periodistas accedan a participar en ese y en otros programas similares (amarillistas y vergonzosos) de promoción del Alcalde, sólo se explica sabiendo que el alcalde les paga bastante dinero (algo que sin duda esos Medios necesitan para sobrevivir). (Puestos a pensar, podría ser parte del dinero negro que pueda recibir de los constructores a los que concede la realización de las humanizaciones, porque el PP no tiene la exclusividad de la corrupción). Le iba a decir al Alcalde que si él dice que muchos le consideran un Alcalde muy bueno, yo le considero muy malo. Y pedirle que deje de hacer sus “inhumanas humanizaciones”. Me alegro mucho de que ya haya una Parroquia de Vigo (la de Zamanes) que se ha rebelado y le ha plantado cara al Alcalde: los vecinos rechazan la imposición del Concello de humanizar la plaza de la Iglesia porque no lo ven necesario ni beneficioso: les dejaría sin aparcamientos, y ellos saben que empeoraría su calidad de vida. No digo que el Alcalde lo haya hecho todo mal, pero espero que su mandato termine pronto (ojala el BNG piense en los ciudadanos y haga lo que tiene que hacer antes del fin de la legislatura), y que próximos gobiernos de Vigo arreglen las “desfeitas” que ha cometido: favoreciendo el aparcamiento, el comercio y el empleo; y reduciendo la carga fiscal y las multas a los vigueses, entre otras muchas cosas.
El comercio de la calle Sagunto de Vigo donde colgaron la noticia sobre la pésima valoración de nuestro Alcalde;
En la cristalera de la derecha se adivina el papel que se reproduce en grande más arriba.
Requiem por los árboles de Vigo.
Humanizar o no humanizar? that´s the question.
La calle Burgos, perpendicular a Sagunto: puede verse que aquí todavía se puede aparcar.
Esperemos que el Alcalde no consiga dinero para despilfarrarlo "humanizando" (como dice él) esta calle



viernes, 24 de mayo de 2013

Luchando en UPyD en defensa del gallego.

Vigueses de hace 2 siglos.
Estela funeraria, Museo de Vigo.
Soy gallego, y los ignorantes que lo niegan desconocen nuestro Estatuto (art.3,1); y aunque no haya nacido en esta maravillosa tierra se podría decir que al elegir vivir aquí tengo más mérito que los que han nacido aquí: pues nacer en un sitio no supone ningún mérito personal. Llevo más de 30 años trabajando como médico en Galicia, atendiendo, consultando y operando a miles de gallegos, procurando poner todas mis capacidades al servicio de su salud y bienestar. Por eso puedo afirmar que he luchado y lucho en defensa del gallego: del gallego con el significado que tiene esa palabra de ciudadano que vive en Galicia. Todos los gallegos trabajamos luchando por los demás gallegos, contribuyendo de una manera u otra (cada uno según sus propias circunstancias y capacidades) a que Galicia funcione, a que progrese como comunidad, facilitándonos la vida y la felicidad personal a todos los gallegos.
Además de mis aportaciones a la sociedad como Médico traumatólogo y como profesor de la Universidad de Vigo (y dejando aparte mi particular dedicación como padre de familia), hace tres años me impliqué en un partido político, Unión Progreso y Democracia, desde donde también quiero contribuir a cambiar y mejorar muchas cosas que han hecho y que hacen los actuales políticos que nos gobiernan y que no me gustan. No sólo estoy indignado como muchos; no sólo protesto como tantos otros; sino que también quiero cambiar a esos políticos por otros para poder salir de la crisis, y entiendo que desde fuera del sistema político no se puede cambiar todo eso que funciona mal; y creo que las ideas de regeneración de la democracia y de transparencia que abandera UPyD pueden contribuir a lograrlo.
Los que nos atacan diciendo que en UPyD estamos en contra del gallego están equivocados o mienten para desprestigiarnos. Los gallegos que estamos afiliados a UPyD, y los más de 21.000 votantes que han hecho que nuestro joven partido sea la primera fuerza extraparlamentaria de la Comunidad, no somos menos gallegos que los demás ni amamos a Galicia menos que nadie. Por supuesto que estamos a favor de la promoción de la cultura y de la lengua gallega como patrimonio de nuestra comunidad; pero no queremos que ningún valor cultural, ligado o no a la opción política nacionalista, le sea impuesto a ningún gallego desde el poder o desde los grupos de presión que manipulan a la opinión pública. En nuestra Comunidad hay dos lenguas oficiales y no se puede discriminar a nadie por la lengua que use o quiera usar; e igual que no aceptamos que nadie nos diga que para ser un buen español se tiene que hablar en español, tampoco aceptamos lo que desde muchas instancias se nos dice en nuestra tierra: que para ser buen gallego hay que hablar siempre en gallego. En UPyD defendemos que cada gallego hable en la lengua que prefiera; que cada familia gallega pueda elegir la lengua oficial que quiera para que sus hijos reciban la enseñanza (estudiando y aprendiendo también la otra lengua); y que las Administraciones autonómica y local dejen de discriminar a los gallegos que quieren ser atendidos en castellano (como actualmente ocurre en muchos sitios, donde la información y los documentos se ofrecen sólo en gallego). Defendemos también, como ya hacía Castelao (y como defiende la UNESCO y todos los pedagogos independientes), que los niños reciban la primera enseñanza en su lengua materna y habitual, pues lo contrario puede ocasionar serios perjuicios pedagógicos; y además eso es lo que exige la ley (artículo 13 de la Ley de Normalización Lingüística), aunque la Xunta no lo está cumpliendo.
Cada gallego de UPyD piensa, habla, lee, escribe y canta en el idioma que quiere; y ser gallego hablante o castellano hablante no le hace mejor o peor gallego, ni mejor o peor persona, ni mejor o peor afiliado de UPyD. En este Partido no lucharemos nunca a favor de ningún idioma (que es un conjunto mudable de signos y significados, derivado de otros idiomas, que no tiene una personalidad jurídica, y que además no supone ninguna creación intelectual, salvo en el caso del Esperanto); pero siempre lucharemos a favor del gallego: de la libertad de cada gallego para rechazar o aceptar libremente las alternativas que se le ofrecen en cada una de las facetas de su vida, lejos de todo fanatismo y visión única (u oficial) de las cosas.
Hay un hecho importante que es innegable: que todos y cada uno de los gallegos somos gallegos y también somos españoles. A algunos gallegos eso (ser españoles) no les gusta nada. Son muy libres de tener ese sentimiento: pero ningún gallego puede imponer a otro ni sus sentimientos, ni su religión, ni sus siglas políticas ni uno u otro idioma. Con Franco era obligatorio ser católico, ser adicto al régimen y hablar en español: se supone que a estas alturas hemos superado esa época dictatorial. Y en UPyD apostamos por preservar la libertad de los ataques de los fundamentalistas, de los violentos y de los enemigos de la democracia: y los que está tratando de imponer cada vez más un idioma concreto (aunque lo nieguen) lo son. Si usted oye a alguien decir que los de UPyD le queremos restar algún derecho lingüístico a algún gallego, o que estamos en contra del gallego (entendido “gallego” ya como idioma o como universal patrio), puede responderle con seguridad que está equivocado. Pódello dicir de calqueira xeito, en galego ou en castelán: na lingua que lle pete: pero se insiste, teña coidado coa carteira, porque os que queren roubarnos a liberdade é probable que queiran roubarnos tamén o diñeiro.

PD: Este artículo ha sido publicado en Diario Atlántico de Vigo (ver en edición digital).

viernes, 17 de mayo de 2013

Rosalía de Castro denuncia violencia de género.

Hoy estamos de celebración: 150 años de la publicación en Vigo de Cantares Gallegos.
Para los interesados en profundizar, ahí van una serie de referencias y comentarios, en negro, siguiendo el texto publicado (en rojo). Agradeceré aportaciones y críticas, sobre los datos o sobre mis interpretaciones, para dar más luz a este apasionante tema. Gracias.

¿Es el teléfono 016, para denunciar los malos tratos? Buenos días. Lo mío empezó antes de que yo naciera, pues mi padre fue el párroco de Padrón, que se aprovechó de mi madre haciéndola desgraciada para toda la vida.
El padre de Rosalía no era cura de Santiago, sino de Padrón. En la partida de defunción del Presbítero José Martínez y Biojo, fechada el 14 de diciembre de 1871, se especifica que sirvió con laudable celo en la parroquia de Santa María la Mayor de Iria Flavia (Padrón), “diez años de clérigo de menores, y cuarenta y dos años más, hasta la fecha, como capellán fabriquero”. Mantuvo por tanto su actividad pastoral en Padrón (donde vivía la madre de Rosalía y su familia), durante 51 años, desde 1819 hasta su muerte, ocurrida el 13 de diciembre de 1871. Y Rosalía nació en 1837. (Carballo Calero 1979 – III, p. 34, nota 10).
El origen de Rosalía, y el hecho de que los primeros años de su vida tampoco su madre se ocupó de ella, marcó toda su vida.
Siendo adolescente empecé a sentir el desprecio de los demás por ser hija de soltera e hija del cura; y descubrí la dura realidad de la sociedad machista en la que me había tocado vivir. Quise canalizar mi melancolía en actividades artísticas y culturales, pero fui discriminada: aquello me llevó a la soledad y a la tristeza, y empezaron a llamarme "la loca".
Diversos autores han subrayado la transformación repentina del temperamento de Rosalía durante su adolescencia.
Su carácter infantil y alegre, que refleja por ejemplo en su artículo “Padrón y las inundaciones” (publicado en 1881, donde dice “hemos vuelto una vez más a refugiarnos en la casa solariega, en donde vimos deslizarse tantos alegres días de nuestra infancia y alegre juventud”) se torna aislado y triste.
Sabemos que Rosalía participó como actriz en alguna obra de teatro en Santiago, cuando tenía 15 años. Por esos años Rosalía llegó a ser amiga de Pondal y de Aguirre y hay constancia de un viaje a Finisterre que hicieron juntos, al que también fue la hermana de Pondal (que murió al regreso de ese viaje): la autora Catherine Davis especula que Rosalía quiso participar en las actividades culturales de Santiago, organizadas por Pondal y Aguirre, especialmente en el histórico Banquete de Conxo; pero probablemente no le dejaron participar por ser mujer (no hay constancia de la participación de mujeres en ese acto, y Rosalía no lo menciona nunca). Recordemos que Eduardo Pondal ha sido acusado de machista por varios autores, como por María Xosé Queizán, que escribió un libro sobre el tema: “Misoxinia e racismo na poesía de Pondal” (Laiovento, 1998), y afirma esa autora: "No Rexurdimento e nas primeiras décadas do século XX escribíronse parte das páxinas que mellor reflicten os prexuízos androcéntricos". El machismo de Murguía queda de manifiesto cuando escribe que Rosalía "ha nacido para ser algo más que una mujer" (La Flor, Poesías de la señorita doña Rosalía de Castro". La Iberia, 1857)
Xavier Castro dice en su trabajo “Problemática da orfandade na obra de Rosalía de Castro” que la amargura provocada por el “infame pecado” de su origen parece inspirar varios poemas dramáticos de la autora. (Actas Congreso Rosalía, 1985, p. 89).
En La Hija del Mar, obra con gran carga autobiográfica que narra las desgracias de una madre y su hija, escribe Rosalía: "Aquellos éxtasis eran largos..., los campesinos que iban al molino o a labrar sus tierras y que me dirigían la palabra al pasar murmuraban de mí al ver que no contestaba a sus preguntas, y me llamaban la loca... ¡La loca!..., ¿lo oyes bien, hija mía?"
No podía resignarme a aquel mundo feudal donde los hombres solo permitían a las mujeres ser sumisas esposas, condenándolas a permanecer siempre en el hogar y a merced de la voluntad del marido. Por eso, cuando cumplí 19 años decidí luchar contra el destino y me escapé a Madrid con mi tía y una cuñada. Quise formarme y convertirme en escritora: pero también sufrí el rechazo de los círculos culturales restringidos a los varones.
Rosalía escribe en La Hija del Mar: “¡Oh, Señor de Justicia, brazo del débil y del pobre! ¿Por qué no te alzas contra el rico y el poderosos que así oprimen a la mujer, que la cargan de grillos mucho más pesados que los de los calabozos, y que ni aún la dejan quejarse en su desgracia? Infelices criaturas, seres desheredados que moráis en las desoladas montañas de mi país, mujeres hermosas y desdichadas que no conocéis más vida que la servidumbre , abandonad vuestras cumbres queridas en donde se conservan perennes los usos del feudalismo, huid de esos groseros tiranos y venid aquí en donde la mujer no es menos esclava, pero en donde se le concede siquiera el derecho del pudor y de las lágrimas”. Se entiende que las “montañas de mi país” es Galicia, y “venid aquí” es a Madrid, donde Rosalía se fue, huyendo del desprecio, de la presión social y machista. Rosalía escribió La Hija del Mar en Madrid y la mandó publicar después, ya en Galicia, en 1859, sin el consentimiento de su marido (de hecho Murguía nunca hizo críticas ni hace mención a esta obra, que le dedicó Rosalía -con un comentario irónico que sólo él entendería-, en la que se ve reflejado y criticado). En el prólogo que hizo Rosalía de esa novela dejó escrito: “Porque todavía no les es permitido a las mujeres escribir lo que sienten y lo que saben” (C. Ruiz Silva, reflexiones sobre la Hija del Mar, en Actas Congreso Rosalía 1985, I; pg. 368).
Y en mi desesperación me pasó lo que había jurado que no me ocurriría nunca: perdí la cabeza ante los halagos de un crítico literario, también gallego, que me dejó embarazada. Tras muchos esfuerzos y presiones conseguí que se casara conmigo, porque no estaba dispuesta a seguir viva sufriendo el calvario que tuvo que pasar mi madre, ni a que el hijo que llevaba en mis entrañas sufriera lo mismo que yo: pero Manuel, que así se llamaba la persona que se convirtió en mi esposo, no accedió a que mi madre viniera a la boda, ni a volver a Galicia hasta después del enlace, donde ya nació mi hija. Mi vida con mi marido fue un continuo sufrimiento: como dejé escrito, siempre le tuve más respeto que amor. Manuel pasaba largas temporadas fuera de casa, y por pudor y decencia evitamos que trascendieran sus infidelidades.
De la carta de Rosalía a su marido Manuel Murguía a comienzos de 1862 (sin fecha concreta): Tras recriminarle que no recibe cartas de él, escribe: “Pero no reñiremos por eso, cuando tan desdichados somos ya”. Y más adelante añade: “… nuestras circunstancias malditas cien veces”.
“Rosalía levaba dous meses embarazada cuando casou con Murguía”, afirma Agustín Sixto Seco (Achegamento médico antropolóxico a Rosalía. Actas Congreso 1885, P61). La boda fue el 10.10.1858, celebrada a toda prisa y sin presencia de invitados, y Alejandra nació el 12.5.1859. Tras su boda, Rosalía no volvió a tener más embarazos en diez años. Sixto Seco se pregunta: "¿por qué ese silencio de dez anos? ¿Non será a súa una voluntaria actitude de negación sexual, en forma de reproche ó seu home, é isto non explicaría a socorrida sona de mullereiro de D. Manuel, con infidelidades arreo? (Ibidem).
Kessel Swartz publica en 1972 un agudo retrato sicológico donde afirma que la ira que Rosalía siente contra su madre es convertida por su propia conciencia en idealización desmesurada, y entonces esa ira se vuelve contra sí misma, produciendo su característico estado de depresión (Actas Congreso: Rosalía e o seu tempo, 1985, tomo I, pg 69). Rosalía escribe en Follas Novas: “Caín tan baixo, tan baixo…” Mayoral interpreta ese verso como un hondo sentimiento de vergüenza de Rosalía por lo que le había pasado (Ibidem, nota 14).
Como historiador y escritor se convirtió en líder intelectual del llamado Rexurdimento, y me utilizó para sus fines políticos: me robó unas poesías que yo había escrito para desahogarme, y las publicó en Vigo sin mi permiso: eso fue el año 63, hace ahora siglo y medio. En vista del éxito, me usó como referente de su movimiento galleguista, y me exigió escribir más. Le acompañé una temporada a Madrid, en donde mis escritos me proporcionaron un poco de dinero. Pero por ser mujer no me pagaban mucho ni bien, y a veces ni lo hacían: el propio Bécquer murió en diciembre de 1870 sin pagarme lo acordado por un artículo que le había enviado para la Ilustración Española.
En el prólogo a la biografía de Murguía (Xerais, 2000) escribe Francisco Fernández del Riego que Murguía entregó la primera parte de Cantares Gallegos a la imprenta "sen o coñecemento da autora"; y añade que Rosalía "viuse obrigada a seguir escribindo a medida que nas caixas demandaban orixinal".
Martínez Barbeito relata en su obra el episodio de Bécquer, y cuenta que oyó el relato de labios de Alejandra Murguía, la hija de Rosalía, a quien su madre envió dos veces a casa de Bécquer a cobrar lo debido por un artículo publicado en la Ilustración Española (A. López, A. Pociña: Rosalía de Castro - Documentación, vol I, pag 46).
Regresamos a Galicia y seguí escribiendo, aunque mi costumbre de decir las cosas claras me ocasionó problemas: un día un grupo de 200 seminaristas de Lugo apedrearon la imprenta que publicaba el Almanaque de Galicia por aceptar una colaboración mía en la que criticaba la hipocresía de algunos religiosos.
Publicado en El Contemporáneo (Madrid) el 30 de agosto de 1864: “Lugo: Los seminaristas enviaron el siguiente aviso al Director de el ALMANAQUE GALLEGO: O doña Rosalía de Castro deja de colaborar o le romperemos la cristales; efectivamente, ayer se presentaron 200 seminaristas sante el periódico y cumplieron lo prometido: destrozaron el local”. El escrito en cuestión e Rosalía se titulaba “El Codio”, que no se ha conservado. 
Quisieron amedrentarme, pero no me amilané y seguí escribiendo. Mi fama iba creciendo; pero los amigos de mi marido empezaron a criticarme, diciendo que todo lo bueno que yo publicaba me lo escribía el: no concebían que una mujer pudiera desarrollar una actividad intelectual.
En Las Literatas, Carta a Eduarda, Rosalía escribe: “Por lo que a mí respecta, se dice muy corrientemente que mi marido trabaja sin cesar para hacerme inmortal. Versos, prosa, bueno o malo, todo es suyo; pero, sobre todo, lo que les parece menos malo y no hay principiante de poeta ni hombre sesudo que no lo afirme”. Y otros párrafos de Rosalía dicen: Tú no sabes lo que es ser escritora; ¡qué continuo tormento!; Sobre todo los que escriben y se tienen por graciosos, no dejan pasar nunca la ocasión de decirte que las mujeres deben dejar la pluma y repasar los calcetines de sus maridos, si lo tienen, y si no, aunque sean los del criado. Pero es el caso, Eduarda, que los hombres miran a las literatas peor que mirarían al diablo, y éste es un nuevo escollo que debes temer tú que no tienes dote, únicamente alguno de verdadero talento pudiera, estimándote en lo que vales, despreciar necias y aun erradas preocupaciones; pero… ¡ay de ti entonces!, ya nada de cuanto escribes es tuyo, se acabó tu numen, tu marido es el que escribe y tú la que firmas.
Y un día que publiqué en El Imparcial de Madrid un artículo relatando la inaceptable y machista costumbre llamada "prostitución hospitalaria", que todavía perduraba entonces en algunos lugares de la costa gallega, y que consiste en que los hombres ofrecían a los marineros que acogían en sus casas el regalo de pasar la noche manteniendo trato carnal con sus esposas o hijas, aquellos "rexionalistas" se lanzaron contra mi diciendo que yo quería desprestigiar a Galicia difundiendo mentiras. Me indigné, pero no pude hacer nada contra ellos, porque no tuve el apoyo de Manuel ni de nadie.
Publicado en Los Lunes del Imparcial, “Costumbres gallegas”, 4 de abril de 1881. (Ver texto de la carta que Rosalía envió a Murguía el 26.6.1881, reproducido más abajo).
Cuando se produjo mi fallecimiento, mi marido destruyó algunas de mis cartas, y varios artículos y obras que yo había conservado para que se publicaran, como la historia de mi abuelo José Castro. Incluso después de muerta seguí sufriendo agravios de aquellos hombres, que manipularon mi memoria y modificaron partes de mis obras (borrando párrafos feministas, o críticas a la Universidad de Compostela); también se aficionaron a cambiar la ortografía de las obras que escribí en gallego, para publicarlas en un gallego oficial y frío que no era el que se hablaba antes ni ahora: ya no son mis palabras sino las suyas.
Se ha dicho que fue Rosalía quien ordenó destruir las obras que guardaba, pero no está demostrado que diera nunca esa orden, y no parece lógico que lo hiciera, sobre todo cuando se había anunciado la publicación de varias obras (Diccionario de Escritores Gallegos, Murguía 1862:149), incluyendo la "Historia de mi abuelo", que fueron destruidas; a la vista de otros comportamientos de su Marido se puede pensar que destruyó las obras de Rosalía que no le gustaban o no venían bien a sus propósitos políticos, según su propio interés. En la biografía de Murguía escrita por X.L. Axeitos y X.R. Barreiro (Xerais, 2000) se dice de él: "como consecuencia a súa historia selecciona a información (podería pensarse que interesada ou sectariamente), prescindindo de todos aqueles datos pouco expresivos ou irrelevantes para o seu obxectivo principal: nacemento e evolución da nacionalidade galega".

Algunos estudiosos afirman que Murguía quemó muchas cartas de Rosalía voluntaria e interesadamente: ver.
Cantares gallegos fue publicado, hace hoy 150 años en Vigo, incluyendo al final un Glosario de términos gallegos con su traducción al castellano. Esa fue la voluntad de Rosalía, y me parece mucho más apropiada esa manera de proceder (conservar íntegra la ortografía de Rosalía) que la que hacen algunos reeditores de su obra. Es como si al reeditar El Quijote se escribiera “no hace mucho tiempo que vivía…” en vez de “no ha mucho tiempo que vivía” como escribió Cervantes. Murguía le encargó hacer ese glosario al editor Juan Compañel, quien se lo envió a don Juan Manuel Pintos para que lo revisara (Filgueira Valverde en AAVV 1975-IX, p.24).
En la obra en prosa de Rosalía Flavio (1861) aparecían los siguientes párrafos despreciativos hacia la Universidad de Compostela, que Murguía suprimió: “… Pues mi inteligencia no crecería más con haber penetrado como muchos en la gran universidad compostelana. Infinitos conozco que han oído allí en vano por largos años pomposos discursos, saliendo tan torpes al fin de su carrera literaria como si jamás hubiese llegado hasta ellos una sola palabra de ciencia” (Mauro Armiño, Edición de Obras Completas de Rosalía de Castro, vol 3, AkaL, Madrid, 1981, p.7). Murguía también modificó la segunda edición de En las orillas del Sar, la última obra de Rosalía, eliminando párrafos que consideró inadecuados. El trabajo de Diego Pardo explica muy bien las manipulaciones que hizo Murguía sobre la vida y la obra de Rosalía (Ver).
Y como colofón, sufrí el infamante secuestro de mi cuerpo: porque yo había sido enterrada en el cementerio de Iria, en Padrón, donde había pedido expresamente descansar para siempre; pero seis años después de mi óbito aquel grupo de regionalistas, con mi marido al frente, perpetraron la exhumación y me trasladaron a un mausoleo que habían hecho para mí en Santiago, convirtiéndome contra mi voluntad en musa y objeto de culto de su ideología, a pesar de que yo había renegado de ellos y había dejado de escribir en gallego como respuesta a su inquina.
Carta de Rosalía a Manuel Murguía fechada en Lestrove (Padrón) el 26 de junio de 1881 (Publicada por Naya Pérez en 1953), como reacción ante las críticas de sus amigos: “me extraña que insistas todavía en que escriba un nuevo tomo de versos en gallego”; “Ni por nueve mil reales volveré a escribir nada en nuestro dialecto, ni acaso a ocuparme de nada que a nuestro país concierna”; “Se atreven a decir que es fuerza que me rehabilita ante Galicia”; “¿Qué algarada ha sido esa que en contra mía han levantado?”; “Ya que tan dañada intención han encontrado en lo que narré…”; “Hazle presente al Editor de mi resolución de no volver a coger la pluma para nada que pertenezca a este país, y menos para escribir en gallego”.
Este episodio de la vida de Rosalía no ha sido muy aireado por los que la encumbran como icono de sus ideologías. Xesús Alonso Montero lo designó “la dimisión de Rosalía”. Encarna Alonso Vaquero en su trabajo “Madre Rosalía, ruega por nosotros” (publicado en Feminismo en 2010), analiza la construcción de su mito y sus relaciones con el nacionalismo gallego, y escribe que “con frecuencia se pasa por alto en esa construcción de su imagen mítica la cuestión del abandono de Rosalía del uso del gallego como lengua literaria” (Nota 16). En el resumen de su tesis se puede leer: "Rosalía de Castro ha sido a lo largo del tiempo un personaje sujeto a muchos intereses, lo que ha generado la construcción de una imagen mítica alrededor de su obra y de su propia biografía. Ha llegado a ser considerada símbolo nacional de Galicia, icono y origen de la literatura gallega desde la publicación en 1863 de Cantares gallegos".
Puede consultarse en este enlace el relato de la exhumación y traslación de los restos mortales de Rosalía desde Padrón a Santiago el 25 de mayo de 1891, promovida y llevada a cabo por la Asociación Rexionalista Galega. Manuel Murguía (que era co-director de esa Asociación, junto con Alfredo Brañas) no participó físicamente en el traslado, probablemente por la vergüenza y culpa que sentía de estar violando la voluntad de su mujer de reposar en el cementerio de Padrón.
Termina aquí mi denuncia. Gracias por atenderme. Sólo les ruego que hagan lo posible para que devuelvan mis restos mortales a mi querido cementerio de Padrón. ¡Quiero descansar en paz, sin que los hombres me impongan su voluntad! ¡Quiero ver el mar! Soy Rosalía Castro de Murguía: ¡por favor: ayúdenme!
Ningún biógrafo pone en duda la voluntad de Rosalía de ser enterrada en el cementerio Padronés de Adina (Iria Flavia), cantado en sus versos. En la crónica de su muerte, publicada en la Gaceta de Galicia el día siguiente (el 16 de julio de 1885), el cronista, presente junto con la familia en sus últimos momentos, especifica: “Dispone que se la entierre en Iria”, y relata que sus últimas palabras fueron dirigidas a su hija Alejandra: “Abre esa ventana que quiero ver el mar!”
Que Rosalía Castro tenía como lengua materna y habitual el castellano y que ese fue el idioma que usaba habitualmente, es algo que muchos defensores de una Galicia independiente de España niegan o desconocen, y así se le da a entender a los niños en nuestros colegios. Se considera que el discurso de Emilia Pardo Bazán en la velada celebrada en el Liceo de Artesanos de la Coruña el 2 de septiembre de 1885 para honrar la memoria de Rosalía Castro marca el comienzo de lo que se ha llamado la “santificación” de Rosalía, recogido en la publicación  “La Poesía regional gallega” (La Coruña 1888, recogido en “De mi tierra”, Xerais-Vigo 1984, pp.11-49). Podemos leer: “Subraya la autora el problema que se les plantea a los escritores gallegos del XIX, construir en gallego lo que pensaron en distinta lengua, cosa que puede explicar que la producción casi exclusiva del renacimiento literario escribe en poesías líricas”.
Hace unos años solicité por escrito a la Fundación Rosalía de Castro que devolvieran los restos mortales de Rosalía a Padrón: me contestaron que estudiarían mi propuesta, pero no me volvieron a escribir: lo deben estar pensando todavía...
Mausoleo en Bonaval (Santiago) donde ¿descansa? Rosalía.

jueves, 16 de mayo de 2013

En contra de la supresión del Partido Judicial de Vigo.

En UPyD defendemos la racionalización de los servicios públicos y la igualdad de derechos y oportunidades de todos los españoles, igualdad que es atacada cuando se justifica la defensa de la provincia o de cualquier otra demarcación territorial sobre el ciudadano individual, deformando el principio de proporcionalidad.
La regeneración democrática pasa por recuperar, junto al principio igualitario de "un ciudadano un voto", la premisa de que el territorio no puede de ningún modo constituirse como un ente político con derechos propios e intereses prevalentes sobre los de los individuos que los habitan.
La justicia es un derecho fundamental de cualquier ciudadano (CE art. 24) y una de las columnas vitales de cualquier Estado de Derecho.
Aparte de asegurar el buen funcionamiento de la Administración de Justicia, nuestros gobernantes deben facilitar el uso de ese servicio público, acercando (razonablemente y siempre que se pueda) las sedes donde se administra la justicia a los administrados.
Con el proyecto del Ministro Gallardón de suprimir el Partido Judicial de Vigo (y establecer a nivel nacional una única demarcación por cada provincia, centralizada en la capital) los residentes de Vigo y de su área (medio millón de ciudadanos) tendrían que desplazarse a Pontevedra cada vez que tengan que llevar a cabo algún asunto judicial, teniendo Vigo mucho más cerca.
La defensa del Partido Judicial de Vigo no puede considerarse localismo: si en algún otro sitio de España se propusiera que una ciudad de 300.000 habitantes dejara de tener Juzgados por no ser capital de provincia, y se instalaran esos juzgados en una ciudad de 83.000 habitantes, simplemente por el hecho de ser capital de la provincia, todos deberíamos estar en contra.
Son muchas las provincias con menos habitantes de los que tiene Vigo y su área de influencia que van a contar con una Partido Judicial propio: sería más razonable fusionar varias de esas provincias para hacer una demarcación única que suprimir la de Vigo.

domingo, 12 de mayo de 2013

Los vecinos de Zamáns (Vigo) rechazan que se realicen reformas en su Plaza.

Ayer viernes 10 de mayo se celebró una Asamblea de vecinos de Zamáns para abordar los problemas que va a ocasionar la reforma que estáprevisto realizar en el ámbito de la Plaza de la Iglesia de la Parroquia. La Asamblea acabó rechazando que se lleve a cabo esa reforma, con un voto mayoritario en contra (unos 45 ó 50, yo conté 52), un porcentaje minoritario de abstenciones (no votaron unas 20 ó 30 personas asistentes), y con ningún voto a favor de que se realicen las obras proyectadas.
La Junta Directiva de la Asociación de Vecinos se comprometió a transmitir esa decisión de la Asamblea al Concello (y a la Xunta), a solicitar una reunión urgente del Concejal de Fomento del Concello de Vigo con la Asamblea de vecinos, y a reclamar que el dinero que estaba previsto dedicar a la parroquia (unos 270.000 euros) se emplee en otras mejoras necesarias, si es posible. Pero si no es posible, los vecinos prefieren que no se haga nada, a que se modifique la actual plaza tal como se ha planteado, lo que no supondría una mejora sino un empeoramiento de la calidad de vida. En la Asamblea se levantaron varias voces mostrando su disposición a ejercer resistencia física para impedir que se realicen las obras.
Algunos motivos alegados en la Asamblea fueron:
La reforma de la plaza se ha planteado unilateralmente por parte del Concello. Nos informaron de que había unos fondos europeos (a los que se suman aportaciones de Xunta y Concello) para realizar actuaciones en el entorno de núcleos rurales, y el Gobierno de Vigo tomó la decisión de realizarlo que ellos llaman una humanización, al estilo de las que realizan en Vigo, pero sin tener en cuenta ni la opinión de los vecinos de Zamáns, ni las peculiaridades de nuestra Parroquia. Es falso lo que se ha publicado: que esta actuación responde a una demanda de los vecinos de Zamáns (Ver) (Ver).
La proyectada reforma nos dejará sin apenas aparcamientos en la plaza, ocasionando serios inconvenientes a los vecinos, especialmente cuando acudimos a Misas y entierros; y también perjudicará a los bares y restaurantes del entorno, no solo durante el periodo de obras sino en el futuro, pues al no tener sitio donde aparcar mucha gente elegirá otros sitios a donde ir. (Sólo nos faltaba que el Concello construya un aparcamiento subterráneo “de pago” bajo la plaza, como hacen en Vigo). Ya hemos visto como esas reformas han acabado con el comercio de muchas calles de Vigo, por la falta de aparcamiento, y como han encarecido y complicado la vida en esas zonas: Zamáns no es una Ciudad, aunque pertenezca administrativamente a Vigo, y la reforma proyectada nos parece un sinsentido que estropearía nuestro pequeño hábitat rural (el entorno de la plaza no incluye ningún edificio de viviendas con alturas importantes, sino sólo 38 casas con una población censada de 114 vecinos). En el PXOM de Vigo ya se indica que Zamáns es la parroquia “que mejor conserva su imagen tradicional”. Si se llega a acometer una reforma de la plaza que elimine las plazas de aparcamiento, antes el Concello tiene que encontrar una solución al grave problema que crea de falta de aparcamiento: aunque en el resto de Vigo no haya querido hacerlo, los vecinos de Zamáns no estamos dispuestos a permitirlo.
Además, según dijo algún vecino en la Asamblea, el Concello ha mentido al afirmar que toda la actuación se desarrollará sobre suelo de propiedad municipal, pues una parte importante de la plaza es propiedad de los vecinos, que compraron terrenos y una casa entre todos para ampliar la plaza.
La reforma convertiría una plaza rural que no da ningún problema y tiene su encanto tradicional, en una plaza urbana sin personalidad, con las mismas losetas de granito que han puesto en el centro de Vigo (losetas que por cierto están levantándose cada poco tiempo, ocasionando tropiezos y lesiones). Y además con la reforma muy probablemente se cortarán los frondosos árboles de la plaza que de alguna manera forman parte de la esencia de la parroquia, poniendo probablemente a cambio los ridículos arbolillos que el Concello de Vigo coloca en actuaciones similares.
Según se ha publicado, el diseño redactado por Ingenia Proyectos Técnicos S.L. “actúa sobre una encrucijada de caminos y uno de sus principales retos es mejorar la accesibilidad y la calidad del espacio para caminar, demoliendo las aceras existentes, demasiado estrechas, y sustituyéndolas por otras ampliadas con losas de granito gris alba y el bordillo blanco”. Muchos vecinos que usamos la plaza afirmamos que la accesibilidad va a empeorar, y que la calidad del espacio para caminar ya es suficientemente buena. Da la sensación de que tienen ganas de gastar ese dinero en lo que sea, y en la Asamblea alguien apuntó el lugar común de que los políticos tienen intereses económicos personales en hacer esos gastos, porque obtienen porcentajes, y los ciudadanos estamos en nuestro derecho de sospecharlo, por la falta de transparencia que acompaña todas sus actuaciones económicas.
En la Asamblea se sugirieron otros usos para el dinero presupuestado, incluso para mejoras en la plaza: pero no para modificar las actuales aceras (y sí en cambio por ejemplo para modificar el cableado eléctrico y la isleta de contenedores). Algunos vecinos criticaron que en esta época de profunda crisis los políticos sigan decidiendo gastar el poco dinero que hay en actuaciones que sólo tienen finalidades estéticas, incluso cuando perjudiquen la calidad de vida de los ciudadanos como es el caso; y que no dediquen esos presupuestos a otras actuaciones que sí que son prioritarias, como arreglar los muchos socavones que hay en las vías de la parroquia. En vez de cambiar las aceras de la plaza (que ya existen y nadie echa de menos su modificación), se deberían hacer aceras en otros sitios donde no las hay y sí que son muy necesarias, siendo incluso peligroso caminar por esos sitios: como por ejemplo el vial de acceso desde la carretera general hasta la plaza de la Iglesia.
La Junta Directiva informó a los vecinos de que el tema de la reforma de la plaza ya había sido informado en una asamblea celebrada hace meses, donde se habían levantado sólo unas cuantas voces críticas. Ayer en cambio quedó claro que algunos habían rectificado su postura y que la gran mayoría de vecinos había decidido oponerse a esa actuación. Se llegó a decir incluso que la postura que se adoptó ayer de los vecinos de Zamáns podría ser un ejemplo para otros vecinos y asociaciones de vecinos que aceptan sumisamente las decisiones de los políticos, aunque hayan sido tomadas de manera autoritaria por el Concello, y aunque perjudiquen los intereses de los ciudadanos; y también se dijo que los vecinos tenían que exigir la racionalización del gasto de dinero público, pues venga de Europa, de la Xunta o del Concello es dinero que sale de los impuestos de todos los ciudadanos, y en las actuales circunstancias de recortes en materias vitales (como sanidad, educación y servicios sociales) no se puede permitir que los políticos mantengan el despilfarro en gastos innecesarios, e incluso como en este caso perjudiciales.
Estas son opiniones de un vecino de Zamáns que participó en la Asamblea: he tratado de plasmar el sentir de los vecinos, aunque algunas de las aportaciones son mías (y así las expuse de esa manera o con otras palabras en la Asamblea). Aclaro que actúo a título individual y como ciudadano de Vigo y vecino de Zamáns, buscando únicamente lo que considero es mejor para la sociedad en su conjunto, para mis convecinos y para mí: y debe quedar muy claro que no hablo como miembro de ninguna asociación o partido político.
Como puede deducirse claramente, estoy en contra de la reforma de nuestra Plaza; pero el Presidente y algunos miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Vecinos de Zamáns podrían daros otras opiniones y argumentos: sin embargo el resultado de la votación que se celebró ayer es incontrovertible.
Fotos de la Plaza de Zamáns tomadas ayer mismo, al salir de la Asamblea.
PD: La noticia aparece hoy en Faro de Vigo (ver) y en Atlántico Diario (ver).

sábado, 11 de mayo de 2013

Un desafío a los profesores: gratuidad de los libros de texto.

La mayoría de los ciudadanos estamos a favor de la gratuidad total de los libros de texto en cuanto que son necesarios para poder recibir la enseñanza obligatoria. Se han recogido muchas firmas para pedírselo a los políticos; pero ellos, que han saqueado las arcas del Estado, han ido eliminando la igualdad y la gratuidad universal que antes disfrutábamos: esa gratuidad solo se mantiene en Navarra y en Andalucía (y en esa Autonomía su propio Estatuto garantiza la gratuidad de los libros y del material escolar).
En Galicia, Feijóo acabó con la gratuidad nada más llegar al poder, en 2009, aunque no decía nada sobre el asunto en su programa electoral. E introdujo después el paliativo de planes de ayudas económicas (para libros) en función de la renta, que no dejan de ser injustos, porque la crisis afecta especialmente a las familias de trabajadores que, con unas cargas fiscales cada vez mayores, ya están contribuyendo a sufragar los servicios públicos y las ayudas sociales de parados y pensionistas, cargas a las que además se añaden cada año unos 300 euros para libros por cada hijo estudiante: un impuesto a mayores que además penaliza la natalidad (a más hijos, más libros). Nuestros políticos no se han atrevido a adoptar la mejor solución: acabar con el negocio de los libros de texto, que mueve millones de euros que al final los pagamos todos los contribuyentes: bien directamente algunas familias, o bien el gobierno con las ayudas que concede (dinero que obtiene de nuestros impuestos).
¿Por qué son tan caros los libros? Porque los políticos han cedido interesadamente ante el monopolio de Editoriales que controlan el mercado, que ponen precios abusivos, que cambian los libros cada año... Estoy en mi derecho de sospechar que entre los donantes anónimos de los papeles de Bárcenas (dinero negro entregado al PP a cambio de contratos y leyes favorables) hay empresarios de ese campo. El PP que tanto predica la austeridad y sabe ahorrar con medicamentos genéricos podría hacer lo mismo con los libros: algún oscuro interés tiene cuando no lo hace. Y los profesores también tienen algo que ver con este problema, ya que son innegables las “colaboraciones” de algunas Editoriales con colegios y con profesores (regalando material, poniendo el aire acondicionado,…) a cambio de que elijan los libros de su Editorial, aunque sean los más caros.
Leo en Internet que algunos colegios y profesores solidarios han elaborado sus propios materiales de texto y se los han facilitado a sus alumnos; así han hecho ahorrar mucho dinero a todas familias de sus colegios. Si lo han hecho algunos profesores, eso demuestra que todos los demás puedenhacer lo mismo el próximo curso. Y si lo pueden hacer, lo deben hacer, en solidaridad con los padres de sus alumnos.
Lo siento mucho, profesores: tenéis que tomar una decisión, y si no hacéis lo correcto quedaréis en evidencia. Es un escándalo que libros que podrían costar 3 euros se vendan por 40. ¿No os suena el lema “No es una crisis, es un atraco”? Pues en las actuales circunstancias pagar al oligopolio de las Editoriales privadas 300 euros extra por cada hijo, por los libros de texto para que pueda estudiar, yo lo considero un robo ¿alguien no?
Los ciudadanos que pagamos algo que podríamos no pagar si tuviéramos unos políticos decentes estamos hartos. Pero por suerte cada vez hay más páginas web que ofrecen los libros de texto gratis, en condiciones legales: animo a todos los padres a usarlas.


miércoles, 8 de mayo de 2013

Ante la huelga en educación: razones para rechazar la LOMCE.

Mañana está convocada una huelga general en toda la enseñanza para rechazar la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que aún está en trámites Parlamentarios (aunque es posible que se apruebe pronto).
Algunos profesores han dado a los alumnos notas para los padres donde nos dicen que su valoración de la LOMCE es “totalmente negativa”: esa generalización me resulta poco razonable y nada razonada, porque supongo que el Proyecto tendrá cosas buenas y malas. Pienso que el rechazo a la LOMCE está cayendo en muchos casos en el gregarismo y en el sectarismo: muchas personas rechazan la Ley sin saber realmente lo que dice, únicamente por provenir del PP.
Sin ser un experto en leyes educativas y sabiendo que el asunto es mucho más complejo (e importante) de lo que se piensa, he encontrado algunos argumentos para apoyar el rechazo a la LOMCE:
La LOMCE relega la Historia de la Filosofía a un lugar residual y elimina la asignatura de Ética. Dificulta que de la escuela salgan ciudadanos bien formados, racionales, críticos, autónomos. También reduce el contacto de muchos alumnos con la enseñanza del arte, la cultura clásica, la música y la tecnología.
La LOMCE impone un sistema poco flexible, que por ejemplo obliga a niños de 14 años a tomar decisiones que condicionarán su futuro, cerrando puertas a otras opciones. La LOMCE busca formar especialistas profesionales y técnicos, no ciudadanos sino herramientas para el mercado; renuncia a la cultura y a la formación integral. (Eso ya ocurre con la actual Ley).
La LOMCE permite mayor control de los centros educativos y de sus Directores y gestores por parte de los políticos de las Consejerías de Educación. No garantiza una enseñanza libre de influencias políticas o religiosas, o de la imposición de determinados modelos de identidad, supuestamente culturales o lingüísticos pero normalmente nacionalistas: los profesores afiliados a sindicatos políticos podrán seguir ejerciendo la enseñanza y manipulando a los menores de edad.
La LOMCE no cumple compromisos electorales del PP, como el bachillerato de tres años (probablemente para no perjudicar a la escuela concertada).
La LOMCE no resuelve el problema del bilingüismo en las Comunidades con dos lenguas oficiales, implantando soluciones ridículas (como que la Comunidad tenga que pagar un colegio privado a las familias que quieran educación vehiculada en la lengua común del Estado), lo que demuestra que el PP no tiene lo que hay que tener para defender la libertad lingüística e impedir que en las Comunidades con fuerte presión linguo-nacionalista sigan empeñadas en reducir el uso del castellano en la enseñanza y en discriminar a quienes tienen esa lengua como materna y habitual.
La LOMCE convierte la religión en asignatura evaluable, y coloca los valores y las creencias de la confesión católica al mismo nivel que los valores que cohesionan a la ciudadanía en su conjunto, en torno a la Ley y a Principios éticos universalmente compartidos (como la Declaración Universal de los DDHH): los niños que sólo estudien Catolicismo tendrán un sesgo y una carencia en su formación de esos valores sociales y éticos, lo que implica una discriminación. Sobre esta y otras cuestiones, UPyD (que defiende la EpC, Educación para la Ciudadanía) ha presentado una batería de preguntas al Ministro.
Oponerse a la LOMCE no es apoyar la Ley vigente. Nuestro sistema de enseñanza no funciona bien, y hace mucha falta una reforma educativa: pero es necesario que esa reforma sea estable a largo plazo y que haya consenso en torno a ella, y no es el caso.
Como crítica final al PP, repito el grito que ya he coreado en algunas manifestaciones: “la mejor inversión es la educación”. Los recortes deben hacerse en cosas innecesarias y superfluas, no en lo esencial: pero el PP sigue empeñado en mantener el lastre de una estructura Estatal y Autonómica elefantiásica y politizada, en propio beneficio (del Bipartidismo hegemónico) y en perjuicio de la educación y de toda la sociedad.
UPyD ha defendido siempre que la Educación vuelva a ser competencia del Estado (¿acaso alguien defiende que cada provincia tenga sus competencias educativas propias?), lo que redundará en mejora de la calidad, de la eficiencia, de la igualdad y la equidad de todos los españoles. Es algo necesario, y estoy seguro de que algún día lo veremos hecho realidad: y podremos disfrutar de una Ley de Educación Estatal consensuada (que se aplique en todas la CCAA, porque la LOMCE está condenada a sufrir continuos boicots en algunas de esas Comunidades), y llamada a perdurar y a arreglar el grave problema educativo que tenemos en España.

lunes, 6 de mayo de 2013

¿Por qué los sindicatos no denunciaron los contratos ilegales de Baltar en la Diputación? Increíble: CCOO de Orense controlado por el cacique del PP.


Rajoy y Fraga aplauden a Baltar, que les cantaba su gran éxito:
"Si no eres del PP, jodeté!" (Ver)
José Luis Baltar, Presidente de la Diputación de Ourense durante 25 años, como “buen cacique” que era (así se definió a si mismo) mantenía un riguroso control de sus empleados. Durante muchos años la única candidatura de representación sindical la formaba un grupo de trabajadores auspiciado por el propio Baltar (conocido en la institución como "el sindicato del jefe"). El cabeza de lista de ese sindicato amarillo, y representante del comité de empresa, era José Antonio Blanco Pérez, concejal del PP de Esgos, pueblo natal de Baltar, de quien es además cuñado. En las elecciones sindicales del 2007 se hizo obligatorio que los representantes de los trabajadores fueran en listas de sindicatos, y Baltar llegó a un pacto con CCOO para que fuera ese sindicato el único en presentarse, pero a cambio de que los trabajadores integrantes de la lista fueran elegidos por el propio Cacique. Y así, como número uno de la lista, pero esta vez por CCOO, volvió a salir el ya mencionado José Antonio Blanco Pérez, junto con otros siete delegados sindicales que eran  cargos públicos del PP o familiares directos suyos.
Ni UGT ni otros sindicatos pudieron presentarse a esas elecciones debido a las presiones del propio Baltar.: al principio manifestaron algunas protestas, pero posiblemente Baltar las acalló ofreciendo alguna compensación a los líderes de esos sindicatos. Nadie lo ha denunciado hasta ahora, pero parece lógico pensar que debe investigarse si entre las personas colocadas por Baltar estos años en la Diputación hay algún sindicalista o familiares de miembros de CCOO o de otros sindicatos, pues todos sabemos cómo pagaba Baltar los favores.
El año 2012 se repitieron elecciones sindicales en la Diputación y volvió a imponerse (sin competencia) el sindicato CCOO, con el edil del PP Jose Antonio Blanco Pérez al frente, y otra vez con cargos y afiliados del PP controlando todo.
Algunos afiliados históricos de ese sindicato de Orense, avergonzados, criticaron la actitud que mantenía su sindicato, afirmando que los de la cúpula de CCOO sólo aspiraban a sumar delegados porque así recibían más dinero en subvenciones.
Lógicamente, durante todos estos años, CCOO no ha hecho ninguna denuncia ni crítica sobre las contrataciones irregulares y delictivas de Baltar.

José Luis Baltar hizo lo que le dio la gana en la Diputación de Ourense. Los casos de contratos irregulares otorgados por el Cacique, poniendo en ocasiones en nómina a personas que ni iban a trabajar, son interminables. Casi la mitad de los trabajadores de la Diputación eran cargos o afiliados del Partido Popular, o familiares y allegados a los mismos (y el resto no se ha podido probar, pero probablemente también). La composición de los tribunales de oposición (que eran un paripé) la elegía el propio Baltar entre sus amigos. En la Hípica de la Diputación 17 empleados cuidaban a 15 caballos; y en la propia Diputación llegó a haber 33 porteros. El ente público provincial llegó a tener mil empleados (el doble que la Diputación de Coruña, provincia con más del triple de población que Ourense). Baltar contrataba a dedo a mucha gente por periodos cortos de tres meses, y los volvía a contratar tras su paso por el paro: así se aseguraba la lealtad sumisa y el voto de toda esa gente y de sus familias. En el homenaje que le hicieron sus fieles empleados tras su dimisión les dijo: “Vosotros sois mis trabajadores, no de la Diputación".
El Fiscal de Ourense que lleva el caso de Baltar (acusado por prevaricación continuada en la contratación de personal) se sorprendió mucho (ver) al comprobar que la Comisión de Control de Contrataciones de la Diputación dio el visto bueno a los más de 100 contratos ilegales que el Cacique orensano hizo: desde enero de 2010 a octubre de 2011, fechas en las que Baltar llevo a cabo las contrataciones que se investigan, esa Comisión celebró 24 reuniones (cobrando las dietas correspondientes, claro) y en ninguna de ellas se planteó cuestión alguna o se solicitó información sobre esas contrataciones decididas por el que entonces era Presidente de la Diputación. Pero es facil de entenderlo, sabiendo que esa Comisión estaba controlada por Baltar: la presidía Plácido Álvarez Dobaño, miembro del PP y alcalde de Muiños, y que según ha denunciado el PSOE tiene dos hijos "enchufados" por Baltar en la Diputación. El secretario del órgano era José Luis Suárez Martínez, hijo del alcalde del PP de Monterrei y jefe del Servicio de Personal de la Diputación (que era el alma mater de los tribunales examinadores de las oposiciones). También eran Vocales, entre otros,  José Manuel Freire Couto, alcalde popular de Barbadás y a quien Baltar había nombrado presidente de Inorde (un chiringuito de Baltar para sacar dinero y conceder favores); y Manuel Valentín Pérez Nieto, hijo del exalcalde del PP en San Amaro. Y por parte de los Sindicatos y como representante de la junta de personal asistía a esas reuniones de la Comisión de Control de Contrataciones el ya mencionado "sindicalista de CCOO" José Antonio Blanco Pérez, concejal del PP de Esgos. El fiscal ha recriminado a esa Comisión su “omisión y silencio”, y no se descarta que los integrantes de la misma sean imputados (deberían serlo).

Volviendo a CCOO, ese sindicato está intentando por vía judicial (y consiguiendo) mantener en plantilla a todos los enchufados que entraron en la Diputación y ahora están siendo despedidos (porque no hacen ninguna falta), a pesar de que saben fueron contratados irregularmente (con el visto bueno del sindicato).
Una vergüenza más de CCOO-Galicia, que ha sido denunciado por 24 trabajadores del propio sindicato a los que tuvieron que despedir (al recibir menos subvenciones) y a los que CCOO les aplicó las nuevas medidas de despido e indemnización introducidas por la legislación del PP, medidas contra las que tanto habían protestado CCOO y los demás sindicatos.
¿Como pude aceptar CCOO lo que ha pasado en la Diputación de Ourense? En su  ideario dicen que son un sindicato que actúa de manera autónoma e independiente de los poderes económicos, del estado y de cualquier otro interés ajeno al de los trabajadores y a sus fines, y también de los partidos políticos (Ver).

Volviendo a Baltar, podemos otorgarle un sobresaliente como cacique, capaz de conttrolar hasta a un sindicato tradicional de clase trabajadora; pero sin duda un suspenso como demócrata (la acusación pide 19 años de inhabilitación para cargo público, además de 6 años de cárcel y una multa) y como persona legal (él y su partido, el PP, que siempre le ha encubierto y apoyado).