viernes, 17 de enero de 2014

UPyD no puede presumir de hacer elecciones primarias limpias después de lo que pasó en Valencia y en Galicia.

     Estos días UPyD está presumiendo de democracia interna aireando que celebra elecciones primarias para elegir al cabeza de lista en las elecciones europeas. Es una mejora, porque en las anteriores europeas Rosa Díez eligió a dedo a su candidato. Para valorar el nivel de democracia interna en UPyD es interesante saber que no han querido aprobar en su reciente Congreso que sus candidatos al Senado también fueran elegidos en primarias: algunos han dicho que parece que los dirigentes de ese partido quieren reservarse una cuota de puestos elegibles para pagar favores. Tampoco quisieron corregir algunos abusos cometidos por el Consejo de Dirección de UPyD a la hora de cambiar puestos en las listas electorales (no al cabeza de lista, pero sí a los siguientes) colocando en el segundo puesto a personas de su entorno, o ni siquiera conocidas por los afiliados, como ocurrió en Getafe (ver) y en Álava (ver). Y más grave aún han sido los abusos cometidos estos años por esos mismos Dirigentes, presionando y destituyendo a cargos y a Consejos Territoriales o Locales elegidos por los afiliados, y colocando en su lugar a Gestoras elegidas a dedo, que después se mantuvieron (interesada, ilegal y antidemocráticamente) mucho más tiempo del que permitían los Estatutos (ver). Cada vez somos más los afiliados y ex afiliados que hemos denunciado esas prácticas con las que funciona el cerrado grupo de profesionales de la política que conforma la cúpula del partido. Estoy convencido de que cualquiera que conozca lo que pasó en Valencia y en Galicia y no sea un defensor de UPyD acrítico y sectario, también pensará que la democracia interna en las "primarias" de UPyD sólo funciona cuando el candidato es del agrado de la dirección.
     En Valencia, en 2010, la Gestora elegida a dedo por la Dirección de UPyD organizó las elecciones internas para elegir al nuevo Coordinador Territorial. El candidato Romain Muzatti pertenecía a esa Gestora y era el preferido por Rosa Díez y por la Dirección. La Gestora eligió a los presidentes de las nueve mesas electorales que se pusieron en toda la Comunidad Valenciana, y la Dirección del partido decidió que se hiciera la votación por voto electrónico. El registro de votos lo hizo Trimedia, empresa de confianza a la que la Dirección de UPyD encarga, desde antes de fundarse el partido (Plataforma Pro), toda la gestión informática. Al final de la jornada electoral UPyD notificó desde Madrid que había ganado el candidato oficialista, Muzzati, por 150 votos contra 149 recibidos por el otro candidato. Se presentaron impugnaciones, protestando por errores en el censo que habían perjudicado al candidato no oficial, y sobre todo por el hecho de que no se pudieran comprobar los resultados de los votos; pero esas impugnaciones fueron rechazadas por la propia Gestora, constituida en Comisión Electoral. Sin embargo, dos años después un afiliado que había sido presidente de una mesa denunció (se supone que avergonzado de haber colaborado con un fraude) que había introducido en la urna varios votos de afiliados que no fueron a votar. Se investigó y se averiguó que eso había pasado también en otra mesa, y aunque al principio se habló de 34 votos fraudulentos, UPyD reconoció en un informe final, tras la investigación interna llevada a cabo, que al menos se habían contabilizado seis votos "irregulares". Pero sorpresivamente UPyD dijo que había pasado mucho tiempo y que el fraude había prescrito, y que por lo tanto no iban a hacer nada al respecto. (Alucinante: ¿se imaginan que se sabe a hora que Mariano Rajoy ganó las elecciones por un pucherazo similar, y el PP dice que como ha prescrito no pasa nada?). Se produjeron algunas dimisiones, pero Muzzati ni se inmutó. Desde entonces los afiliados de UPyD de Valencia rechazan año tras año, con más votos en contra que a favor, la gestión de su Coordinador Territorial en la asamblea anual: pero el protegido de Rosa Díez se aferra al sillón, para evitar que tomen el mando afiliados que no sean del gusto de la Dirección. (Ver artículo con referencias: El Caso Valencia).
     En Galicia, en 2012, también dirigía el partido una Gestora puesta a dedo por el Consejo de Dirección: y cuando hubo que elegir al candidato de UPyD para las autonómicas gallegas, la Gestora y varios miembros del Consejo de Dirección organizaron unas elecciones primarias calificables de fraudulentas, impidiendo a los afiliados de Vigo y de toda Pontevedra votar en su propia provincia (en cuya lista se decidió interesadamente que fuera el candidato a la Xunta), y obligando a quien quisiera votar a tener que ir a Santiago a una Asamblea Electiva donde se disputó la elección entre el candidato oficialista preferido por Rosa Díez, José Canedo, afiliado de Santiago, a quien desde la Dirección del partido le pidieron que se presentara y le prometieron que tendría todo su apoyo, y el otro candidato, un afiliado de Vigo. Docenas de afiliados protestamos, demostrando que se estaban incumpliendo los Estatutos y Reglamentos de UPyD; y pedimos que al menos se permitiera poner una urna en Vigo para facilitar el voto a los afiliados del Sur de Galicia, pues se estaba dificultando significativamente su voto, con el claro propósito de favorecer la elección de Canedo, que "jugaba en casa". Ganó Canedo, y las impugnaciones presentadas (al menos cinco) no fueron tenidas en cuenta (fueron rechazadas por la propia Gestora y por miembros de Organización, responsables del fraude), y el escándalo ocasionó que muchos afiliados de la provincia de Pontevedra se dieran de baja del partido. Tampoco se resolvieron las denuncias y recursos que presenté ante la Comisión de Garantías de UPyD, hace ya más de un año. (Ver artículo con referencias: El Caso Galicia). (Como colofón, José Canedo se fue del partido meses después, al perder el apoyo de la dirección del partido a la que terminó criticando: ver).
     Buscando en la historia de UPyD se pueden encontrar más casos relacionados, como la dimisión en bloque del Consejo Local de UPyD en Córdoba por las irregularidades cometidas en las elecciones primarias, o la difusión de listas de candidatos recomendados que la Dirección del partido hizo el pasado otoño en Madrid y en otros sitios en las primarias para elegir a delegados al Congreso de UPyD, incumpliendo el principio de igualdad de oportunidades para todos los candidatos. En fin: UPyD sigue su huida hacia delante tratando de encubrir que se está convirtiendo en un partido igual de dictatorial que los demás. Todo lo denunciado, que cada vez le costará más a Rosa Díez ocultar, ha supuesto una gran decepción para miles de ciudadanos que creíamos que podríamos ayudar a regenerar la democracia y ser activistas en política en un ambiente de igualdad, de justicia, de transparencia, de meritocracia y de democracia interna dentro del partido de Rosa Díez. Me afilié a UPyD hace cuatro años y medio, y ahora ésta es mi visión. Si no me cree y no le gusta, es que usted es de UPyD y no lo sabe: no sabe lo que de verdad pasa dentro de UPyD.

viernes, 10 de enero de 2014

Rosa Díez dice que es imposible dar una explicación a mis críticas sobre la corrupción en UPyD.



Magnífico: cuando en la próxima sesión del parlamento Rosa se dirija a Mariano Rajoy y le pida explicaciones por algo que miembros de su partido hayan hecho mal, el Presidente le puede responder con sus mismas palabras: "eso son mentiras, tergiversaciones, infamias y hasta injurias".


¿Lo interno no puede ocupar tu tiempo, Rosa? Entonces, si no te preocupa ni le dedicas tiempo a controlar la posible corrupción interna de miembros de la cúpula de UPyD ¿cómo sabes que lo que digo es mentira?
No te atreves a enfrentarte con la verdad, y como no quieres aceptar la corrupción que hay en UPyD y que he denunciado, lo niegas todo con descalificaciones y miras hacia otro lado, o dejas que otros lo hagan: el administrador  de tu Facebook miente por ti.
Si no te importa cómo funciona UPyD por dentro, como acabas de reconocer, ¿cómo pretendes regenerar la política con tu partido, un partido en el que crece la corrupción y decepciona a la mayoría de los que se afilian en él? Qué penoso, Rosa: mantienes tu sonrisa (que probablemente cada vez es menos sincera) mientras rechazas responder a los ciudadanos que te exigimos respuestas. No vas a poder estar ocultándote todo el día ni seguir engañando a tanta gente mucho más tiempo. Tendrás que dar la cara algún día y reconocer que todas mis críticas están basadas en hechos reales y se corresponden con la verdad.
No te puedo obligar a responder a la pregunta que te ha hecho una persona que no conozco, y a quien le agradezco su preocupación: pero deberías hacerlo si respetas a tus afiliados, a los votantes de UPyD y a todos los ciudadanos a los que dentro de poco, si sigues así, no vas a ser capaz de mirar a los ojos.
(...y las dos últimas lineas del mensaje de Rosa, a ver quién es el adivino que las descifra...)

miércoles, 8 de enero de 2014

El caso del sepulcro de Joan de Aragón en Montserrat. Por una ley de memoria histórica que prohíba y sancione las mentiras de los nacionalistas.

     Al entrar en la Iglesia del Monasterio de Montserrat el visitante se encuentra con un monumento funerario (Ver enlace, y foto al lado) dedicado al noble aragonés Juan de Ribagorza, llamado Juan de Aragón.
   Algún nacionalista proindependentista (con la anuencia de las autoridades religiosas y políticas catalanas) ha querido (y lo está haciendo) aprovechar ese sepulcro situado en uno de los sitios más visitados de esa Comunidad para, falseando la verdad, hacer creer a la gente que hace cinco siglos Cataluña era una monarquía y contaba por tanto con una casa real.
     En la lápida colocada (supongo que hace pocos años) a la derecha del monumento puede leerse: SEPULCRE DE JOAN D´ARAGO. PRICEP DE LA CASA REIAL DE CATALUNYA, NEBOT DE FERRAN EL CATOLIC. COMTE DE RIBAGORÇA. PRIMER DUC DE LUNA. SENYOR D´AMPOSTA. VIRREI DE CATALUNYA I DE NAPOLS. + EL 5 DE JULIOL DE 1528. Y a la izquierda puede leerse en Castellano: SEPULCRO DE DON JUAN DE ARAGON. PRINCIPE DE LA CASA REAL DE CATALUÑA, SOBRINO DE FERNANDO EL CATOLICO. CONDE DE RIBAGORZA. PRIMER DUQUE DE LUNA. SEÑOR DE AMPOSTA. VIRREY DE CATALUÑA Y NAPOLES. + EL 5 DE JULIO DE 1528. (El subrayado es mío).
     No en existía entonces (ni nunca existió) la casa real de Cataluña, ni tampoco la llamada casa real Catalano-Aragonesa: los Condados catalanes formaron parte del reino de los Francos (al principio de hecho, y posteriormente de derecho, hasta 1258 con la firma del Tratado de Corbeil). En el siglo XII esos Condados Catalanes se habían unido e integrado en el Reino de Aragón.
     Juan de Ribagorza o de Aragón había nacido en 1457 en Benabarre, capital de Ribagorza, el territorio pirenaico aragonés más oriental; era hijo ilegítimo de Alonso de Aragón y Escolar, quien a su vez había sido hijo bastardo del Rey Juan II de Aragón, perteneciente a la castellana Casa Real de Trastámara. Es completamente falso decir que Juan era príncipe de la casa real de Cataluña, como dice la lápida colocada en Montserrat.
     El Rey Juan II de Aragón, padre de Fernando el Católico, ocupó gran parte de la historia del siglo XV como Rey de Aragón, Navarra, Mallorca, Valencia, Cerdeña y Sicilia. Estuvo casado dos veces y tuvo siete hijos legítimos. Pero antes de casarse el rey Juan II había tenido un hijo natural: Alonso (o Alfonso) de Aragón y Escobar, a quien nombró Conde de Ribagorza. Alonso de Aragón y Escobar demostró gran valor y lealtad al Rey su padre Juan II, en las confrontaciones contra Castilla y en las guerras civiles libradas en su reino, por lo que fue nombrado Maestre de la Orden de Calatrava y posteriormente “espada del Rey”; y por sus triunfos militares sobre los rebeldes catalanes (que desde 1462 hasta el 72 intentaron desligarse del Rey de Aragón y someterse a los reyes de Castilla, Portugal o Francia) el Rey le nombró Barón de Arenoso y Duque de Villahermosa (localidad situada en Castellón). Posteriormente Alonso de Aragón y Escobar, conde de Ribagorza, ayudó a su hermanastro Fernando a consolidar la corona de Castilla sobre su esposa Isabel, y fue el principal adalid en la reconquista de Burgos, derrotando a los seguidores de Juana la Beltraneja y del Rey de Portugal. Por ser Maestre de Calatrava no podía casarse, pero eso no le impidió tener un hijo, mientras descansaba en sus posesiones de Ribagorza, entre batalla y batalla. Ese hijo, que nació en 1457, fue bautizado con el nombre de Juan, y es el propietario del sepulcro sobre el que estamos disertando.
     El abuelo de este Juan de Ribagorza era el Rey Juan II de Aragón, y aunque Juan era doblemente bastardo (hijo ilegítimo de su hijo ilegítimo) le reconoció como nieto, y decidió que fuera educado en Zaragoza junto a su propio hijo Fernando (el futuro Rey Católico). Con 14 años ya encontramos a Juan combatiendo junto a su padre Alonso en la guerra civil de Cataluña, defendiendo los derechos del Rey de Aragón. Y con 22 años el Rey decidió que se casara con la mujer más rica y culta de Aragón, María López de Gurrea, llamada “la rica hembra”.
     Don Juan, Segundo Conde de Ribagorza con ese nombre, se convirtió en el brazo derecho de su tío el rey Fernando el Católico, a quien ayudó tanto en asuntos militares como diplomáticos (Ver Ref, pág: 277-279) . Colaboró en la toma de Granada, y después fue nombrado lugarteniente o Virrey de Cataluña (de 1496 al 1506), donde fortificó la frontera francesa y mantuvo a raya a ciertos catalanes que se mostraban rebeldes contra la corona Aragonesa-castellana (que tras la boda de Fernando e Isabel, celebrada en 1469, ya se puede considerar la Monarquía Española). En 1507 Fernando el Católico le eligió, como miembro de la familia real aragonesa que era y persona de confianza, para sustituir al Gran Capitán Fernando de Córdoba en Nápoles, por lo que Juan de Ribagorza o Aragón se trasladó a Italia, donde gobernó como Virrey de Nápoles, dirigiendo la campaña militar contra la república de Venecia. A su regreso a la península Juan de Ribagorza fue nombrado Duque de Luna y nuevamente Virrey y lugarteniente general de Cataluña.
   Debe aclararse que el título de Virrey se aplicaba a quien gobernaba un territorio en nombre y representación del rey, bien por ausencia del monarca o por encontrase ese territorio lejos de la corte o metrópoli, como Nápoles, los territorios españoles de América... El Rey era quien otorgaba y retiraba el título y cargo de Virrey, inicialmente denominado Lugarteniente General (Lloctinent en catalán).
     Cercano ya a los 60 años, por motivos de salud, Juan de Ribagorza se retiró a sus posesiones aragonesas. Algunos historiadores afirman que tuvo estrecha relación con la familia de los Torquemada asentada en la cercana localidad de Graus, y llegan a decir que Tomás de Torquemada, inquisidor de Castilla y de Aragón, fue su secretario. En 1528 Juan de Ribagorza murió en la aragonesa localidad de Monzón, y sus restos mortales fueron trasladados a Montserrat, al mausoleo renacentista que él mismo había mandado construir y trasladar desde Nápoles, con la estatua orante del caballero mirando hacia la Virgen. Y allí pusieron tiempo después esa lápida que le declara falzamente "PRINCEP DE LA CASA REIAL DE CATALUNYA".
Frontal románico de la Iglesia de San Martín de Chía, Ribagorza (Huesca), de la 2ª mitad del siglo XIII.
(Ante esta imagen debió rezar muchas veces el protagonista de nuestra Historia).
Actualmente se conserva en el Museu Nacional d´Art de Catalunya, en Barcelona.
     Pese a que Juan de Ribagorza fue un noble siempre fiel a la corona española (castellano aragonesa), que además de colaborar en la toma de Granada luchó contra los rebeldes catalanes, está siendo mitificado y utilizado por los actuales nacionalistas independentistas catalanes en Montserrat, que están engañando a los visitantes (aprovechándose de su ignorancia) al presentarle como miembro de una supuesta casa real catalana.
     Los nacionalistas tienen, en cierto sentido, una visión cerrada y egoísta: apelan a los sentimientos tribales y quieren obtener ventajas y derechos de la historia; pero de una historia que ellos han reinventado, plagada de mentiras.
   No es normal que en España se permita que se mienta a los ciudadanos que visitan un monumento histórico, o que a los niños se les obligue a estudiar una historia nacionalista falsa y antiespañola. Eso es propio de las dictaduras, de los regímenes totalitarios. ¿No deberíamos tener una Ley de Memoria Histórica que impida y castigue esos abusos de los nacionalistas de cualquier inclinación? Porque el relatado no es un caso aislado: en este Blog he denunciado lo que ocurre en Euskadi, en San Juan de Gaztelugatxe (ver), que tiene mucha similitud con lo que pasa en Montserrat: y el ámbito religioso cristiano en que se sitúan ambos fraudes históricos me trae a la cabeza la frase evangélica “la verdad os hará libres”. Y la mentira esclavos. E indignos.
El Condado de Ribagorza, el más oriental de los tres condados pirenaicos
que dieron origen a Aragón (en azul claro),
incluía territorios que hoy pertenecen a Catalunya.

PD. También en este Blog: Si todavía se habla el catalán es gracias a España. Tres momentos históricos en los que reyes españoles salvaron a Cataluña de caer bajo el poder de Francia. 1 de 3: El Tratado de Corbeil en 1258. VER.

martes, 7 de enero de 2014

2013: el año de mi gran decepción en UPyD.


     Cuando en 2009 me afilié al partido de Rosa Díez mi vida cambió. Al presentarme como candidato de UPyD a la Alcaldía de Vigo hice público un escrito en el que explicaba por qué pasaba a adoptar una actitud activa respecto a la política. Partía en mis argumentaciones de los problemas y sufrimientos que nos estaban ocasionando (a mi y a la gran mayoría de los españoles) los políticos españoles, egoístas, incompetentes y corruptos. Y citaba a Aristóteles, quien defiende que para que una sociedad funcione bien y permita a sus ciudadanos ser felices debe estar dirigida por personas con virtudes (con la virtud de la política, según él). También compartía la crítica del Filósofo a los que se encierran en su mundo y no hacen nada para contribuir al buen gobierno de la “polis”, de la sociedad en la que viven. Tenía muy claro que no bastaba con la indignación que tantos empezábamos a manifestar por entonces, y que eran imprescindibles nuevos partidos políticos (o partidos políticos renovados) para conseguir echar a los políticos corruptos y poner en su sitio a otros que lo hicieran bien. Por eso me había afiliado a UPyD: porque compartía las ideas de su Manifiesto y me había contagiado de su afán de regenerar la democracia. Y pensaba entonces que las personas que dirigían UPyD tenían un elevado nivel de honradez y de altruismo. Reconocía en aquel escrito que sabía que el nuevo camino que afrontaba no iba a ser fácil, y confesaba que me daba un poco de miedo entrar en el mundo de la política, que estaba tan desprestigiado. Y añadía: “Pero me considero capaz de mantenerme íntegro. Si algún día no puedo seguir en política sin traicionar mis principios éticos, me iré: lo juro, lo prometo, y lo afirmo solemnemente.”
     No sospechaba yo que el enemigo más letal no iba a estar fuera, sino dentro: que los propios dirigentes de UPyD iban a traicionar los principios de la democracia interna, controlando el partido de manera despótica y dictatorial; a exigir sumisión a cambio de promoción; a incumplir los propios Estatutos y reglamentos de UPyD violando los derechos de los afiliados; a encubrir la corrupción, las cacicadas y fraudes de directivos del partido; a tomar decisiones encaminadas a favorecer sus intereses o los de sus amigos; a impedir, censurar y sancionar injustamente la discrepancia o la crítica interna; a callarse cobardemente sin responder a las preguntas y denuncias de tantos afiliados; y a faltar a la verdad.
     Algunas voces ya denunciaban todos esos problemas internos en UPyD. Una muy significativa era la de Mikel Buesa, cofundador y número dos en la lista de UPyD en Madrid en 2008. Pero al principio no quise aceptar que todo lo que decían tantos ex-afiliados fuera verdad, y consideraba todas esas declaraciones ruines calumnias y ataques interesados contra UPyD. Cuando comprobé personalmente que se estaban dando esas irregularidades, pasé del inicial asombro a denunciarlo ante los órganos de control interno de UPyD. Pensé: “Rosa Díez no debe saber que está pasando todo ésto dentro del partido, porque no lo consentiría”. Ahora sé que eso mismo lo habían pensado también miles de afiliados de UPyD (actualmente exafiliados), que acabaron convencidos como yo de que la líder del partido lo sabía todo y no hacía nada por arreglarlo. Mis críticas a miembros de la cúpula de UPyD no fueron solucionados dentro del partido y trascendieron, y (como he contado en mi Blog) hace unos meses he sido expedientado por el Consejo de Dirección; pero no puedo confiar en que ese grupo cerrado de amigos de Rosa Díez haga justicia, ya que ni siquiera responde a mis denuncias ni a mis recursos, como le obligan los Estatutos, y además ya me destituyeron y me sancionaron de manera fraudulenta, vengativa y despectiva. Ahora tengo muy claro que los llamados órganos de control de UPyD no sirven para nada ni hacen nada ante las irregularidades que cometen los directivos de UPyD, sus amigos y protegidos.
     En sus seis años de vida UPyD ha atraído (con sus cantos de sirena, podría decir ahora) a muchos ciudadanos, muy válidos la mayoría de ellos, que nunca habían estado en política: que nos ilusionamos y nos “enganchamos” al conocer los primeros pasos de ese partido. Iba a ser algo nuevo y diferente, limpio y ético. Ahora que he comprobado que hay mucho de fraude en UPyD, la decepción ha sido profunda.
     Para mí ha sido una experiencia enriquecedora trabajar estos años en UPyD, codo con codo, con tantos afiliados y simpatizantes, sobre todo de Vigo. He conocido en UPyD a muchas personas excelentes: ciudadanos nobles, valientes y responsables, que también confían en las ideas de UPyD y quieren mejorar con ellas la sociedad en la que vivimos. Espero que los lazos de amistad que han surgido estos años no se rompan por causa de nuestras visiones diferentes: porque ellos siguen creyendo en la bondad de los dirigentes del partido, pero yo ya no. Pero sigo compartiendo los principios y los programas de UPyD, y personalmente le considero el mejor partido (ahora el menos malo) de cuantos tienen representación en el parlamento español.
     Espero que mis compañeros de UPyD puedan entender algún día las razones que tengo para denunciar la corrupción interna de UPyD y la forma en que lo hago. Todos debemos luchar como podamos contra cualquier tipo de corrupción; y si UPyD deja crecer los graves problemas que tiene en su seno (aunque sus dirigentes se empeñen en ocultarlos y en negarlos, engañando a los ciudadanos sobre lo que de verdad es UPyD) no podrá ser un instrumento válido para regenerar la democracia, y acabará siendo más de lo mismo. Por eso considero que a UPyD le vienen mejor las críticas que los aplausos (que sin duda los merece). Si ahora me fuera de UPyD y me callara estaría traicionando mis principios éticos, siendo cómplice de un fraude, y encubriendo las mentiras y las injusticias cometidas por políticos que se quieren aprovechar de nuestra necesidad de votar y de participar en política. Sólo si me echan o si encuentro una alternativa política mejor dejaré de hacer lo que estoy haciendo desde dentro de UPyD. Aunque no consiga “curar” a UPyD (ojalá pudiera) al menos estoy tratando de frenar su deterioro, de mejorar su salud y su calidad como partido político: también el médico hace daño algunas veces al extirpar la enfermedad; y debe hacerlo si es necesario.
    Pedro Larrauri. Ex coordinador de UPyD en Vigo.

PD: Video (en inglés): Is there hope for politics?
video


jueves, 2 de enero de 2014

La mentira de Rosa Díez (sobre la corrupción dentro de UPyD).

     El País publicó el año pasado un encuentro digital con Rosa Díez (Ver). La pregunta nº 25 era: - "¿Podría explicar por qué "Es imposible que una situación así [como la de Bárcenas] se produzca en nuestro partido"? Gracias."
     La respuesta de la líder de UPyD fue la siguiente: - "Tenemos sistemas de control y de prevención. Nadie puede impedir que una persona, dentro de un colectivo, lleve a cabo actuaciones incorrectas. Pero es imposible que las lleve a cabo durante años sin que nadie se dé cuenta. Podría ocurrir que alguien, dentro de UPyD, hiciera algo inadecuado contra la ley y/o contra la ética. Sería destituido y expulsado inmediatamente. no esperaríamos a que los tribunales se pronunciaran."
     Mentir es decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa. Lo que dijo Rosa Díez es una mentira. A estas alturas de la película Rosa Díez sabe perfectamente que dentro de UPyD algún dirigente (al menos el número tres del partido, el responsable de Organización, Juan Luis Fabo, que también es Parlamentario de UPyD en la Asamblea de Madrid) ha hecho "algo inadecuado contra la ley y/o la ética". En reiteradas ocasiones. Y no sólo no ha sido "destituido y expulsado inmediatamente", sino que está siendo encubierto por Rosa Díez y por el Consejo de Dirección de UPyD.
     Lo he publicado en varios artículos de este Blog (ver abajo). Y no sería excusa que la Portavoz de UPyD alegara ignorancia y dijera que no sabe nada y que no ha leído mi Blog, porque hace dos semanas envié al Consejo de Dirección de UPyD que ella preside un escrito (por correo certificado) en el que, además de las alegaciones a la sanción que me han impuesto, les recuerdo algunos de los hechos que llevo año y medio denunciando dentro de UPyD (sin obtener respuesta).
     Los afiliados de UPyD compartimos su Manifiesto y sus ideas principales, y estamos decididos a luchar contra la corrupción y contra las mentiras de los políticos: seríamos unos incongruentes, cínicos y sectarios fundamentalistas si no combatiéramos también la corrupción y las mentiras que se den dentro de UPyD (que Rosa Díez reconoce que se pueden producir, y que de hecho se han producido). Gran parte de los afiliados que han abandonado el partido (16.000 según los últimos cálculos) se han ido denunciando graves irregularidades y falta de democracia interna. Otros aguantamos dentro tratando de regenerar UPyD, porque seguimos considerando fundamental y necesaria esta opción política.
     Llevo más de cuatro años siendo afiliado, y tras comprobar que esos "sistemas de control y de prevención" (que Rosa Díez cita en ese encuentro digital) ni han controlado ni han prevenido la corrupción interna en UPyD, no puedo convertirme en cómplice y encubridor de sus mentiras. Me podrán sancionar y expulsar del partido por defender la verdad y la legalidad; pero seguiré luchando contra las injusticias aplicando los principios que UPyD propugna desde su fundación, y que algunos dirigentes parece que han abandonado... ¿o realmente nunca los tuvieron?

Referencias de artículos publicados en este Blog sobe la corrupción interna en UPyD:
1. Corrupción interna dentro de UPyD. Juan Luis Fabo (nº 3 de UPyD) debe dimitir.  Ver.
2. Corrupción en UPyD: ¿Qué podemos hacer los afiliados cuando la propia Comisión de Garantías incumple los Estatutos de UPyD? Ver.
3. Corrupción en UPyD: Los Estatutos de UPyD y el quórum necesario para que una sanción sea válida. Ver. 
4. UPyD Galicia: corrupción interna en UPyD, primarias fraudulentas y más. (El caso Galicia). Ver. 
5. El caso Getafe: Corrupción del Consejo de Dirección de UPyD en la confección de listas electorales de UPyD Getafe (Madrid). Ver.
6. UPyD Valencia: corrupción y fraude en las elecciones para Coordinador de UPyD en Valencia. (El caso Valencia). Ver.
7. El caso Cataluña. Corrupción en UPyD: Así trata la Dirección de UPyD a sus afiliados que proponen pactos con Ciutadans. Ver. 
8. La asignatura que UPyD se empeña en suspender: la democracia interna. Ver. 
9. Una afiliada de UPyD denuncia a la coordinadora territorial de UPyD de Castilla-La Mancha por acoso moral. (Y otros sorprendentes datos relacionados). Ver. 
10. La dirección de UPyD despide a un afiliado (trabajador del partido) como represalia por pedir explicaciones y por participar en una candidatura (UPyD Euskadi). Ver. 
11. Fraude en las elecciones a Delegados de Pontevedra para el II Congreso de UPyD. Ver.
12. Delegados y afiliados de UPyD: ¡no hagáis caso a Gorriarán! Ver.
13. Fernando Savater, censurado por UPyD (por proponer la unión con Ciutadans). Ver.
14. La Constitución y la democracia en los partidos políticos: Carlos M. Gorriarán y los privilegios del Consejo de Dirección de UPyD. Ver. 
15. Carta abierta a Rosa Díez: los ex afiliados de UPyD no son unos indeseables. Ver.